Típs para cuidad nuestra salud mental en tiempos de pandemia

Nuestras necesidades cambiaron de un día a otro, tuvimos que adaptar nuestras rutinas, y agregar nuevas rutinas de las cuales no estábamos acostumbradas. La casa, el tele trabajo, educación de los niños, entre otros, nos están pasando la cuenta… No es sólo la cantidad de trabajo, estamos acostumbradas al trabajo de “pulpo” y, de alguna forma, hacer todo lo que debíamos y queríamos hacer por nuestra familia… Es esta constante sensación de incertidumbre, el no saber cómo esto va a avanzar, si alguno de los nuestros se va a contagiar (porque tenemos la creencia y/o ilusión que las cosas les pasan a los demás pero no a los nuestros). Nos sentimos vulnerables, impotentes, solos (a pesar de la compañía) y muchos otros sentimientos que no queremos mostrar por miedo a ser “menos fuertes” para nuestros niños… los cuales están reaccionando según su espectro emocional frente a todo lo que está ocurriendo.

A un mes de estar en esta cuarentena, este encierro nos está pasando la cuenta, comienzan a relucir las emociones de angustia, miedo, tristeza y síntomas psicosomáticos como dolores de cabeza, inquietud, insomnio, entre otros. Los cuales, están gatillando cuadros de estrés, crisis de angustia, de pánico y depresión.  Esto no significa que al primer síntoma deban auto diagnosticarse, pero es importante que estén conscientes que esto es un momento muy difícil para todos y la verdad del asunto es que uno “hace lo que puede con lo que tiene” estamos ocupando todas las herramientas que tenemos a la mano, pidiendo todos los consejos posibles, o simplemente desahogándonos con quien nos pueda escuchar. Aunque no lo crean, en mi experiencia como Psicóloga, una de las herramientas más potentes es el hablar, el decir lo que siento, sin miedo a que las juzguen o critiquen, si no tienen a nadie en quien puedan confiar.

Hablen consigo mismas. El sólo hecho de decir las cosas en voz alta, las convierte en realidades y podemos trabajar con ellas si estamos listas para hacerlo. El decir “tengo miedo a enfermar” o “siento que esta angustia me está matando” no es síntoma de debilidad, créanme. Es el primer paso para poder hacerle frente a esta pandemia y las consecuencias que nos pueda traer a mediano y largo plazo.

En el caso de que sientan que no pueden más, como podría verse manifestada en una crisis de angustia o pánico, la recomendación es parar…Paren lo que sea que están haciendo…busquen una zona segura dentro de su casa donde puedan estar tranquilas, si no lo hay, busca un lugar donde sentarse, ya que uno de los grandes síntomas es la inestabilidad y la sensación de que se van a caer… Por eso, siéntense, pongan una mano en su pecho y concéntrense en su respiración, intenten respirar de forma profunda y lenta dentro de lo posible, esto puede tomar desde un par de minutos hasta una hora , y los síntomas pueden ser desde inestabilidad, taquicardia, sudoración en las manos, miedo incontrolable, angustia repentina por salir corriendo, entre otras… Somos todas diferentes con diferentes historias de vida y gatillantes. Ahora, si esto es recurrente y ven que va aumentando con los días, si es necesario consultar a un profesional de la salud.

Por último las quiero dejar con la siguiente reflexión, muchas veces para poder sentirnos mejor no hay que “hacer más cosas”, como inscribirnos en cursos, aprender un nuevo idioma o mejorar nuestro estado físico… Estamos bombardeadas con publicidad que nos dice todo el día que “aprovechemos esta cuarentena” para hacer todo lo que siempre quisimos hacer… Y nos sentimos presionadas a tener que hacer más de lo que ya hacemos… A veces no es lo que tenemos que hacer. Sino lo que tenemos que dejar de hacer  para sentirnos bien con nosotras mismas. El crear rutinas rígidas puede que les sirva a algunas, pero no a todas. El tratar de ser las súper mamás, esposas, profesoras, etc, nos puede pasar la cuenta si no tenemos cuidado. Si hay un día que pueden arreglar las cosas para sólo descansar y ver su serie favorita, háganlo, recuerden que uno hace lo que puede con lo que tiene y como todo ser humano se merecen un descanso y el poder tener un espacio para hacer algo “no productivo”… ustedes son las que más se conocen, por lo mismo ( dentro de lo posible)..Hagan lo que a ustedes les parezca más sano sin culpas ni reproches.

Un abrazo grande a todas

Atentamente

Paz Silva Caviedes                                                                                                      Psicóloga Clínica, U de Chile

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest