Tengo un hijo preferido y no lo puedo evitar

No diré mi nombre. Por razones obvias. Porque me siento la peor de todas y creo que  soy. 

Tengo 33 años y dos hijos. Uno de once y el menor de ocho años. No puedo mentirles. Mi hijo mayor es mi preferido. Me duele, me angustia pero es así. No sé si es porque es el mayor, porque fue mi primer hijo y me enseñó a ser mamá. Lo cierto es que me tiene embobada de amor. A él todo le perdono. Es mi tesoro.

Los quiero a los dos. Sin duda. Pero mi hijo mayor es mi preferido. Que vergüenza decirlo. Que mal me siento. Sé que una madre no debiera tener preferencias por sus hijos pero yo la tengo. Prefiero estar con él que con mi hijo menor.

Mi marido se ha dado cuenta y me dice. Hemos tenido muchas peleas por eso.

Yo le respondo que está hablando tonteras. Desvió el tema. No soy capaz de reconocer la verdad. No quiero lastimar a mis hijos. Lucho contra esto. Pero es superior a mí. Trato de que nadie se de cuenta, pero al parecer no me resulta.

Diganme mala madre, porque creo que lo soy. Si tuviera que elegir entre uno de mis dos hijos, escogería a mi hijo mayor y me siento pésimo por eso.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.