Soy víctima de violencia económica

Soy profesional pero no ejerzo mi profesión. Soy dueña de casa y estoy al cuidado de mis dos hijos, uno de 8 años y el otro de dos. Desde que empecé a vivir con mi pareja él llevaba las cuentas. Mi cuenta corriente la manejaba él porque administra mejor el dinero, según lo que decía. En ese entonces teníamos muchas cuentas por pagar. Yo objeté esta situación porque nunca me faltó nada. Pero desde que dejé de trabajar y él es nuestro único sustento es que la situación se ha vuelto una pesadilla para mi. Estoy totalmente estresada. Me siento de manos atadas. Todo pero absolutamente todo se lo tengo que pedir. Hasta dinero para comprar toallas higénicas y calzones. Es muy indigno. Él no me lo niega pero todo me cuestiona. Incluso ir a la peluquería o comprar maquillaje. Todo. Él es feliz si estoy en la casa. No le gusta salir.

Mi familia, por su lado, me apoya. Mi mamá me deposita dinero para mis cosas pero incluso ese dinero lo quiere manejar él. Hoy le dije que iba a comprar unos accesorios para mi celular y me dijo que no había plata porque se la había gastado en otra cosa. Me dio tanta rabia y pena. Siento impotencia.

Una vez le dije que esto era violencia económica y se ofendió. Se enojó. Me dijo que lo que yo le pedía me lo daba. Y es cierto. Pero yo me siento mal. Siento que esto no está bien. Necesito ayuda.

Anónimo

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.