Síntomas reales de trabajo de parto que no puedes ignorar

La llamada clásica que recibo es “Karem, cada vez que me paro de la cama a hacer pipí o de estar sentada en un sillón, se pone dura la guata y he tenido dolores como regla, durante todo el día, mi bebé se mueve y la guata se pone como palo” esta es una de las consultas y dudas frecuentes de las madres con embarazos de termino, no saber cuando realmente están francamente en trabajo de parto, hay algunas que en las últimas dos semanas tienen visitas frecuentes a la clínica y las mandan de vuelta a casa, quizá nadie les  explica claramente cuando ir, otras veces si, pero entre los consejos y las historias de tantas amigas, desde la que tuvo la guagua en la casa, hasta la que tuvo un trabajo de parto de veinte horas, te llenan la cabeza de información a veces errónea y generan sentimientos de angustia, por lo que ante la duda, decides ir, esperando en una urgencia a veces largo rato para ser atendida y eres devuelta a tu casa con bolso incluído.

Partiremos hablando entonces, de los motivos por los cuales, ninguna duda debe pasar por tu cabeza, y debes ir al lugar donde tendrás a tu bebé o en su defecto si estás lejos al servicio de urgencia más cercano.
• Sangrado, activo, rojo que ha manchado tu ropa, y que no parece sangre antigua como marrón, sino que rojo claro, no pierdas tu tiempo ve al lugar más cercano y no vuelvas por nada que se haya quedado.
• Rotura de bolsa, si bien esto no constituye una urgencia como para salir desesperados, debemos disponernos a llamar a nuestra matrona, e ir al lugar donde tendremos el bebé, por que el parto se viene hoy!.
• No sentir que nuestro bebé se mueva, si bien es cierto en el último trimestre el espacio escasea y ya nos acostumbramos tanto a los movimientos que a veces creemos no haberlo sentido, pero no te quedes con la duda toma aquel chocolate más rico escondido por ahí, con un jugo de aquellos bien dulzones, recuéstate lateralizada y apoyada sobre el lado izquierdo de tu cuerpo, espera quince a veinte  minutos, dentro de este tiempo debería reaccionar, moviéndose a esa bomba de dulzura, si no es así, vete rápidamente a un servicio de urgencias.

Bueno aclarado los principales temas en que no hay que dudar, veremos ahora cuáles son aquellos síntomas que si nos hacen pensar que estoy en trabajo de parto, y tengo que aprontarme a ser madre en las horas venideras.

Cuando una mujer entra en la recta final de su embarazo, lo primero que va a suceder que llama la atención, es la pérdida del famoso tapón mucoso, así como se llama, una mucosidad, como gelatinosa abundante, transparente, que viene acompañado de unos hilitos pequeños de sangre a veces imperceptibles, esto da el inicio al periodo que rodea la llegada de tú bebé, y puede suceder una a dos semanas antes del nacimiento, luego de ese suceso habrá un proceso llamado prodromo de parto, motivo por el cual se genera el cuarenta por ciento de las consultas en urgencias, lo que sucede aquí es que hay contracciones, de esas que empiezan a doler un poquito, más que la regla, guata dura, le tomo el tiempo hay una cada cinco minutos y llevo cuarenta minutos así!!! ….bolso y al auto corro a la clínica y cuando llego se empiezan a espaciar, me examinan ni luces de alguna modificación en el cuello del útero, monitoreo y las contracciones casi desaparecieron totalmente.

Entonces cuales son los síntomas y signos que realmente nos alertan que estamos en trabajo de parto; contracciones uterinas que se presentan dos a tres en diez minutos, ósea para aquellas que te abren los ojos cuando les dices eso, una contracción cada cinco minutos o una cada tres minutos, durante cuanto tiempo? dos horas es un tiempo razonable para pensar que ya esto va a paso firme ( haciendo el alcance que estamos hablando de embarazos fisiológicos osea sin patologías agregradas), además de ello estas contracciones van aumentando su intensidad a medida que pasan los minutos por lo que comienzan a hacerse cada vez más molestas o dolorosas, a pesar de ellas siempre sintiendo movimientos del bebé, en el caso de quienes han tenido un hijo previo quizá una hora y media basta para darse cuenta que el trabajo de parto ya se desencadenó.

Otra cosa que puede suceder es que en estas dos horas sientas un líquido correr por tus piernas, sin poder controlarlo, hay dos opciones o las contracciones al hacerte sentir tan molesta y la compresión de la vejiga, cada vez más intensa, podrá ser pipí? si puede ser, como también puede ser que se has roto las membranas amnióticas, producto de la intensidad de las contracciones y ya dijimos que es lo que debes hacer en este caso, pero como diferenciamos pipí de rotura de bolsa, si a veces el pipí no tiene ni siquiera olor? , pues tienes toda la razón, pero hay una cosa que si lo tiene y es el líquido amniótico, con un franco olor a cloro, así es que si sientes ese aroma clorado, tus membranas se rompieron.

En alusión a lo último, quisiera derribar un mito, ya que muchas amigas te habrán mencionado “tener un parto seco es lo peor que te puede suceder” pues para dejar claro, las membranas amnióticas, se rompen para que suceda el parto y el líquido sale por completo antes que nazca el bebé por lo que, la rotura de membranas de manera precoz en un embarazo de termino, no determinará ninguna complicación ni condición distinta al parto de una mujer que llegue con las membranas de manera íntegra.

Vale destacar que un síntoma de parto inminente sobre todo en las mujeres multíparas o que ya han tenido un bebé o más, que refieren textual “tengo la sensación de hacerme caquita” después de una hora o más de contracciones intensas, entonces más vale apurarte.

Por último que te recomiendo hacer si comienzas con contracciones como ya las describimos; primero y muy importante anótarlas para objetivisar,  y que debo anotar? hora y duración de cada una, la pareja puede ser  ideal para esa tarea, luego de transcurrida una hora en las condiciones que ya tratamos, darte un tibio baño de tina, de unos quince minutos, para relajar tus tejidos perineales y los músculos de tu cuerpo, luego un exquisito masaje en la zona sacra de tu pareja en cada contracción y si esto se prolonga en las mismas condiciones o en aumento y llegas a una segunda hora, mantener el control, siempre una respiración consciente que te permita conectarte con tu cuerpo y manejar tu dolor de manera concentrada, tomar las cosas ya preparadas y bienvenida, estás a unos pasos de esta loca, pero amada e indescriptible maternidad!!.

Columna escrita por:

Karem Jiménez C.

Matrona.

Socia Fundadora Promamá Matronas.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.