Ser mamá en tiempos de pandemia

Vivo en EEUU con mi marido y mi hija de tres años y medio. Planifiqué mi embarazo para tener un parto en la primavera de acá. ¡Pero yo no sabía que vendría una pandemia!
En Seattle, donde vivo, tuvimos el primer caso de Coronavirus en EEUU. Murió mucha gente.
Mi guagua nació en pleno peak de la pandemia. El día 11 de abril. Cuando peor estábamos y nadie sabía qué iba a pasar ni tampoco se sabía mucho del virus, no se sabía quién podía estar contagiado y quién no. Fue muy angustiante. Cómo estábamos en el peak, los hospitales estaban llenos. Menos mal en la clínica donde nació mi hijo tenía la maternidad separada del resto. Eso me dio algo de tranquilidad.
De puro estrés por la situación, no tuve trabajo de parto y me tuvieron que inducir. Estaba sola. Mi esposo como pulpo viendo a nuestra hija en la cssa y luego, corriendo a la clínica al momento del nacimiento. Cuando ya estaba lista para nacer.
a pesar de todo, fue un parto muy tranquilo y con un equipo De profesionales muy cálido.
No hubo tiempo ni para sacar fotos. Nada.
Manteniendo todas las medidas de seguridad, me mandaron para la casa a las 12 horas después del parto. ¡Al más puro estilo Kate Middleton!
La casa ciertamente era un lugar más seguro para nosotros.
Llevamos tres meses de esta locura. El jardín infantil está funcionando pero no he mandado a mi hija. Acá la cuarentena es voluntaria. Salgo en las mañanas cuando hay poca gente en las calles y después en la casa con mi familia. Ha sido un puerperio tranquilo. Esperando que todo esto pase. Nacer en tiempos de pandemia no es fácil pero se puede. Hoy disfruto a mi pequeño “coronials”, tendrá toda una historia para contar cuando crezca.

Romi Moretti

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest