Recupera tu vida

La maternidad puede llegar a ser extremadamente esclavizante. Y también demandante.
En especial durante los primeros años de vida del bebé. Y sobre todo, si nuestros hijos toman pecho a libre demanda y de manera exclusiva.
Esa madre no tiene tiempo para ella. Hasta tomar una ducha e ir al baño a hacer pis es un tema. Porque en el momento menos pensado el bebé comienza a llorar y sólo se calma con la teta de mamá.
No es de extrañar que una mujer sometida a ese nivel de demanda emocional y física caiga en un espiral de angustia y depresión.
Y eso no significa que no quiere a su hijo. Al contrario.
Significa que la alta demanda de su hijo, más la privación de sueño que está viviendo y el querer cumplir a la perfección con su familia, la han colapsado.
Todas quisiéramos ser unas madres perfectas.
Pero la madre perfecta no existe.
Todas damos lo mejor de nosotras pero no intentemos ser perfectas. No nos sobre exijamos.
Una mujer que ha sido madre debe ir paulatinamente recuperando su vida.
No como era antes. Porque eso no sucederá.
Una madre no debe de perder sus espacios. Su tiempo. Su vida afectiva. Su vida laboral. Su vida social.
Suena difícil porque la vida de una madre gira en torno a los hijos y pareciera que no hay momento para otra cosa.
Una madre no debe olvidar que también existe. Que también es mujer. Y por lo tanto preocuparse de ella misma.
Sacarse el pantalón de buzo, soltarse el pelo, salir.
Realizarse en otras áreas que no sean sólo la maternidad.
Es triste, pero los hijos crecen. Y crecen bien rápido. No te das ni cuenta cuando ya son adolescentes y están en su cuarto encerrados con sus amigos y escuchando música a todo dar.
Llenos de espinillas y queriendo estar solos.
Crecen y se van.
Gracias por todo pero, ¡adiós!
Y es lo normal.
Por eso, desde hoy, comienza a recuperar tu vida. Ahora.
Busca tus espacios.
Viaja un fin de semana con tus amigas.
Solicita ayuda en la crianza.
Tu madre, tus suegros. Tu hermana.
El padre de los niños.
Que se responsabilice como lo haces tú.
Exíjelo.
Porque el hombre siempre tiene tiempo para su Club de Toby. Para la liga de fútbol. Para tomar una siesta.
¿Y la madre?
La madre corriendo de un lado para otro. Cambiando pañales, bañando niños, dando de comer, haciendo tareas, cocinando.
La madre no para.
Me canso de tan sólo escribirlo. La labor de la madre es atómica.
Crea tu propio Club de Lulú.
Vayan a un bar.
Toma una copa.
Ríete.
Habla de algo diferente que no sea crianza y niños.
Liberate un poco.
Suelta.
Ten sexo.
Si estás sola, busca un compañero.
Si tienes pareja, no dejes de lado tu relación.
Recupera tu vida porque tarde o temprano los hijos, de verdad, se van a desaparecer de tu lado.

Constanza Díaz

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest