Recomendaciones útiles para que nuestros hijos se adapten al jardín infantil

Por Carolina Farias

Lo primero es tener claro que no existe un centro educativo que sea perfecto, sino más bien algunos que se acercan más al modelo educativo que deseas para tus hijos. Lo relevante es que sea un lugar que cuente con los permisos correspondientes, personal calificado en calidad y cantidad de adultos versus alumnos. Que sea higiénico y seguro para el desarrollo de actividades escolares.
Segundo y muy importante, es ir anticipadamente a conocer el lugar, pasar por fuera indicándole que ese será su jardín y alentando con palabras positivas para que el niño mentalmente se haga una idea de lo que se viene.
Otra idea que suele funcionar bien, es ir a comprar útiles, uniforme, mochila, etc, con el niño, o al menos hacerlo partícipe de algunas pequeñas decisiones sobre algo que le agrade, algo que lo motive.
Preparar colaciones saludables y atractivas para los niños, pues la “hora de la colación” es muy esperada por ellos. Si los primeros días no quiere comer en el jardín, es absolutamente entendible, pues debe tomar confianza con las personas que están a su cargo.
Hacer una adaptación paulatina al jardín infantil, comenzar con una jornada más corta por ejemplo.
Los especialistas recomiendan “anticipar” la mente del niño, indicándole todo lo que va a pasar durante el tiempo de separación, eso ayuda bastante.
También se recomienda hablar con la verdad y ser concreto en las explicaciones que le podamos dar.
Algunos niños se tranquilizan si uno les dice “te voy a estar mirando por la ventana” o “voy y vuelvo”, sin embargo, en algunos casos funciona que el adulto se vaya en silencio, pasando desapercibido. Es absolutamente normal que el niño llore los primeros días, normalmente lloran sólo en el momento de la despedida y luego se divierten en forma normal. Si a tu hijo le cuesta mucho desapegarse, hay que buscar la estrategia que más se adecúe a su personalidad para lograr la plena adaptación.
Cualquier problema que surja en el transcurso del año escolar debe ser conversado entre adultos, evitando comentarios frente al niño, eso le genera inseguridad.
Diariamente preguntarle sobre su día, no sólo el típico ¿Cómo te fue hoy? sino cambiando preguntas ¿Con quién jugaste en el recreo? ¿Qué fue lo más entretenido de hoy? Etc. A fin de promover la comunicación familiar e indagar sobre su comportamiento sin hostigarlo con preguntas repetitivas.
Además se deben promover aprendizajes significativos, interesándose en los contenidos que se están tratando.
Finalmente, alentarlo a perseverar en sus actividades, decirles frases motivacionales que lo hagan sentir seguro y confiado. Eres su modelo a seguir, no le transmitas tus temores. Poco a poco se adaptará a este nuevo mundo y tú también.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest