Perdí a mi hija a los 7 meses de embarazo

Era la mujer más feliz del mundo. Fue un embarazo planificado y muy buscado. Nos costó un tiempo quedar embarazados hasta que finalmente lo logramos. Ese tiempo fue de mucha angustia y frustración. No saben la alegría que sentí cuando supe que estaba embarazada. Algo inexplicable. Una felicidad indescriptible. A mis 25 años por fin estaba embarazada. Un sueño hecho realidad.

Tuve a mi princesa siete meses conmigo. Un día cualquiera, no la sentí moverse. Como mamá primeriza me asusté y partí al hospital. Muy nerviosa y preocupada.

Fue ahí donde me dieron la noticia, mi hija había fallecido. No puedo explicar el dolor que sentí. Tuve que pasar por un parto normal inducido con todos los dolores porque no alcanzaron a ponerme la epidural. Y lo peor de todo, sabiendo que mi hija no venía con vida. Si bien todas en algún momento sabemos lo cansador que es ser mamá, les quiero decir que valoren el hecho de serlo. Valoren el hecho de haber podido escuchar a su hijo llorar, de haber conocido al menos el color de sus ojos. Cosa que yo jamás podré saber de mi hija.

Ser mamá es para mi un privilegio que me arrebataron de un minuto a otro. Esto me sucedió hace tres meses atrás y es un dolor que no se supera nunca.

Jennifer Cortes

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.