Mitos y realidades de la Lactancia Materna

La lactancia materna es un tema  rodeado de mucha sensibilidad. Existe un alto porcentaje que le TEMEN a la lactancia, refieren mucho miedo con todo lo que se relacione al adecuado desarrollo de ella, y entonces nos preguntamos ¿por qué sucede
esto con las mujeres en Chile?.
Hay dos puntos importantes, uno de ellos es la falta de conciencia de las mujeres de nuestra
sociedad, de que la lactancia es algo que debemos aprender, tenemos que tener conceptos
básicos para enfrentarnos a ella, y que no es algo innato.
Y el siguiente punto muy importante que es consecuencia del primero es que la lactancia
materna, más que el parto está rodeada de mitos, que terminan en ocasiones minar las
esperanzas de lactancia de algunas mujeres que al no estar instruidas se dejan llevar por
consejos inadecuados, mitos, historias que finalmente les transfiere inseguridad, conocimientos
erróneos y altos índices de abandono, temor y fracaso.

Hoy vemos cómo mujeres que serán madres, pierden  el
norte de las prioridades frente a la maternidad y vemos madres que consumen productos
y servicios carísimos, que en estricto rigor no beneficiarán a su bebé, en cambio, frente a
educación y asesoramiento de lactancia se aprecia, sensación de que es algo que no vale la
pena pagar.

¿MITO O REALIDAD?
“Mi mamá nunca pudo dar pecho, entonces me dice que yo seré igual, que no somos de familia
de lecheras”.
MITO

La lactancia no es heredable y no depende genéticamente de las capacidades de mis
antepasados femeninos para lograrlo, depende de mi  y de otros factores personales.

” Mi amiga me dijo que me pasara un cepillo de dientes por el pezón para que la piel se ponga
más fuerte y me haga masajes para formarlo”.
MITO

El pezón ni la areola requieren de ningún tipo de preparación previa a la lactancia, ni
siquiera los pezones invertidos ya que llegará un formador de pezón profesional a realizar
ese trabajo y es el bebé.  Si puede ser que esa mujer requiera más apoyo pero bajo ninguna
circunstancia debe masajear, cepillar o formar pezón.

“Cuando una mujer está lactando no le puede dar frío en la espalda”.
MITO

El frío o el calor no tienen relación con la lactancia materna.

” Las mujeres de mamas pequeñas tienen pésima lactancia”.
MITO

La lactancia no depende del tamaño de las mamas, sino más bien del desarrollo adecuado
de la glándula mamaria durante el embarazo, independiente del tamaño.

” En el verano se le debe dar agua a los bebés lactantes menores de 6 meses, ya que sienten sed
y necesitan agua”.
MITO

La leche materna tiene una composición cercana al 90% de agua por lo que el aporte de
agua adicional no es necesaria ni recomendable ya que al adicionar agua, además de la leche
materna ocupamos espacio en el estomago del lactante, reduciendo su capacidad para ingerir
leche materna, que es la que realmente aporta nutrientes y favorece el aumento de peso del
bebé.
“Cuando baja la leche, te da fiebre”
REALIDAD cuando se da la bajada de la leche dentro de las primeras 24-72 horas post parto se
puede dar, que el día previo y el mismo de la bajada de la leche, se de un cuadro subfebril o febril
en el cual además de este signo, puedes tener sensación de molestia y congestión mamaria,
dolor que se irradia hacia la espalda y malestar estado general leve.
No es nada de preocuparse, puede ser leve o más marcado dependiendo de la mujer.

” Si estás enojada con alguien o con mucha angustia no debes amamantar”.
MITO Con respecto a la interrupción de la lactancia por estos motivos no se justifica, pero si
debes tener claro que cualquiera de estos estados puede generar un elentecimiento del flujo de
leche, lo que es temporal en respuesta a altos estados de ansiedad.

” No debes comer pescado”
MITO No hay comidas prohibidas, la madre debe mantener una dieta balanceada, no privarse de
comer alimentos habituales ( excepto en caso de alergias alimentarias), con ciertos alimentos
puede cambiar el sabor de la leche de manera sutil, lo que no es malo para acostumbrar a tu
bebé a distintos sabores.

” Si te da mastitis, no debes amamantar de la mamá infectada”
MITO todo lo contrario y lamentablemente hoy se escucha mucho aún de profesionales de la
salud, pero la indicación es dar de la mama, drenar y vaciar lo más posible.
A través de este relato, hemos tratado de contarles cuáles son las principales cosas que
escucharás en este periodo y más, como la “Malta con huevo”…etc.
Lo importante es tener claro, cómo y con quién debes asesorarte, cuándo pedir ayuda y quiénes
son las personas más idóneas para hacerlo.

Tomar conciencia que la lactancia es tuya y debes
hacerla tuya cada día que pasa un poco más, y no dejarte llevar por consejos antiguos, que no se
fundamentan al día de hoy.

Has de tu lactancia un periodo imborrable y lleno de beneficios para ti y tu bebé.
Columna Elaborada por:
Karem Jiménez Cisternas.
Matrona.
Especializada en Lactancia Materna.
Socia Fundadora Promamá Matronas.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.