Mi hija ya es adolescente y no me di cuenta cómo pasó el tiempo

Falta tanto todavía, decíamos cuando la mirábamos aún pequeña, jugando, corriendo y riendo. Se veía muy lejando el futuro. Y no nos dimos cuenta que estaba a la vuelta de la esquina. El tiempo pasa volando y nadie lo piensa. Nos pasamos diciendo, crecen tan rápido, no nos damos cuenta cómo se nos van, pero en realidad,  ¿estamos pensando en lo que decimos?  Yo creo que no, no nos damos cuenta cuando los hijos crecen y pasamos de las fiestas de niños a la fiesta de graduación.

Efectivamente, pasa el tiempo muy rápido. ¿Qué hacer contra eso? Sólo puedo pensar en disfrutar cada día, cada hora, y cada detalle de la vida diaria. Se me ocurren varias razones, pero la que nos lleva a este tema ahora es la del paso del colegio a la universidad. Es tremendo cuando te das cuenta que tu hija mayor creció.

Entrando ya a la universidad. Siempre lo he dicho , debemos disfrutar a los niños cuando son pequeños, es la etapa más rica. Y sólo vemos como nos quejamos de los niños cuando son chicos, que se portan mal,  que no hacen caso, que hacen pataletas etc…

Pero no nos detenemos a pensar que es una etapa, debe vivirlo para llegar a ser grande. No nos quejemos tanto, disfrutemos de esa edad. Miras hacia atrás y vez que te gustaría cambiar algunas cosas que no hiciste o dejaste de hacer.  Es importante darse un tiempo para reflexionar en cómo disfrutamos cada etapa de nuestros hijos y cómo debemos enfrentarnos a todo esa avalancha. Por eso mi consejo es, graba en tu memoria cada minuto, porque cuando los tienes en sexto to básico  a cuarto medio no te diste cuenta en que momento pasó eso. Y estás comprando vestidos de graduación y hablando de universidades y carreras, y te viene el horror, tu hija saldrá al mundo, a este mundo competitivo y peligroso, y te preguntas, ¿estará realmente preparada para eso? ¿La habremos preparado bien? Te preguntas si has hecho bien le pega para eso ver los resultados.

Como decía mi madre, ”hijos chicos..problemas chicos…hijos grandes ..problemas grandes”. Y tenia tanta razón., finalmente lo entendí. Me ha costado, forzosamente se debe comprender y actualizarce en los tiempos que estamos viviendo. Escucharlos y  no poner cara de terror cuando te cuentan una infidencia, escucharlos  con mucha atención e interesarte en sus cosas. Es muy importante para crear esa confianza que se espera, cuando quieres que tu hijo o hija adolescente te cuente sus cosas. No te impactes por que te dijo que probó el trago o el cigarro u otras cosas más, acto seguido..aconsejar con interés, decisión , confianza y amor.

Dale una vuelta. Un adolescente puede no ser un “aborrescente”, mucho depende de nosotros los padres.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.