Lenguaje del amor y cómo mantener una relación de pareja en el tiempo sin morir en el intento

Por: Yasmín Negrón Báez

Licenciada en Programación Neurolinguística

 

Termina la luna de miel, comienza la convivencia y con ello aparecen nuestros verdaderos rostros. Sí, he dicho verdaderos, ya que mientras estamos en el enamoramiento o como yo digo “en el amor miento” (no por  maldad, es algo natural del cerebro humano y su explosión de sustancias) mostramos lo mejor de nosotros. Durante el enamoramiento a las mujeres les gusta el fútbol, las peliculas de guerra y hasta la familia del pololo o novio. A los hombres les gusta las labores del hogar, tratan de ocupar su lenguaje más romántico, entienden a las mujeres en sus días R y hasta ven películas de amor emocionados. Lo que sucede en esta etapa es que somos ADICTOS a la otra persona; liberamos cantidades enormes de oxitocina, dopamina, norepinefrina, endorfina, etc. el amor es la droga más potente del mundo; y como todo adicto somos capaces de todo con tal de conseguir la droga, que en este caso es lo que el otro nos hace sentir. Los científicos, como la antropóloga Helen Fisher, afirman que esta adicción tiene fecha de vencimiento y ésta dura hasta 4 años desde que comienza una relación (Se ha demostrado también que hay personas que permanecen enamoradas muchos años más, incluso para siempre. Pero esa es la realidad de muy pocos).

Una parte de la población, comienza a convivir antes de los 4 años de noviazgo y pasados éstos, el cerebro se acostumbra al mismo estímulo (la otra persona) y se aburre. Ahí comienza lo que yo denomino el amor maduro; es decir ya no te amo por lo que me haces sentir, sino porque yo decido amarte tal como eres, con defectos y virtudes.

Siempre hemos escuchado que el amor es como una plantita que se debe regar día a día; pero ¿A qué se refieren nuestras madres o familiares más cercanos cuando nos dicen esto? ¿Dónde está la planta? ¿De qué agua me hablas?

Por ahora hablaremos de 5 formas activas de amar o de reprogramar lingüística el amor. . Se podrían llamar lenguajes del amor.

1.- Frases Positivas: Según la psicóloga Karen Horney todos los seres humanos tenemos una necesidad neurótica de afecto. Uno de los lenguajes del amor es estimular al otro con frases que lo reafirmen como persona, esposo (a), padre (madre), hijo (a) etc. ¡Gracias por lo que haces  por nosotros! Te ves guapo (a), eres inteligente, me gusta cuando te expresas así. Las palabras son muy valiosas, ya que a la hora de criticar negativamente parecen salir con gran facilidad, pues también tenemos que acostumbrarnos a que salgan fácilmente de nuestra boca para halagar al otro.

2.- Regalos: Hay personas que tienen ese toque mágico de saber siempre qué regalar, es como que tienen una bola de cristal para saber qué necesita o quiere el otro, hacer presentes, pequeños detalles puede llevar a una persona a sentirse muy amada y valorada en la vida del otro. Conocí una vez a una mujer que no celebraba su cumpleaños porque en la gran mayoría de éstos recibía cosas que no le agradaban y con gran pesar decía, “no me duele el que no me regalen cosas costosas (incluso le habían regalado cosas caras), lo que me duele es que con esto me demuestran que no me conocen, ya que no saben lo que me gusta, puede ser algo muy sencillo y barato, pero que a mí me guste”.

3.- Caricias: Desde que nacemos estamos en contacto físico con alguien, nuestros padres o quienes ejercen ese rol; toda la vida pasamos en contacto físico. Esta es otra “agua” para regar la flor (que son ustedes como pareja). Las caricias, el regaloneo, jugar con su pelo mientras ven una película o leen un libro juntos, reventar las espinillas, puntos negros (jajaja) sí has leído bien, si no eres asquiento o asquienta. Así como los monitos, puedes hurguetear en la piel de tu pareja también, si a éste o ésta le gusta. Por supuesto aquí también aplica el buen sexo, con una previa llena de caricias, masajes que sabes que le gustan al otro.

4.- Ser servicial: Justo tenías que hacer un trámite y el tiempo te ha pillado, pero tu pareja mágicamente te ha salvado y lo ha hecho él o ella.  Hacer la cama el fin de semana o la comida es mucho mejor cuando se reparten las tareas él y ella, y por qué no los hijos también. Sorprenderlo (a) con el postre que le gusta o con un picoteo en casa cuando vuelve del trabajo también son otras ideas de ser servicial. Ve a la tienda con tu pareja y la esperas todo el tiempo que sea necesario, aunque no haya comprador nada, recuerda decirle con tierna honestidad cómo se ve. Ve al partido de fútbol con él y disfruta de su pasión aunque no entiendas qué pito está pasando, él se sentirá considerado, más si lo dejas expresarse libremente mientras el juego está en curso.

 

5.- Tiempo de Calidad: Muchas parejas sufren de estar, pero no estar a la vez. Los dispositivos electrónicos han ayudado a este aislamiento, pero nosotros somos seres más evolucionados podemos dejar el celular o el computador de lado para poder comunicarnos, que es muy distinto a conversar. Podemos conversar todo el día y no habernos comunicado nunca. Así es, hablar de la película o noticias es conversar. Comunicar viene del latín communicare que significa poner algo es común, entonces cuando recién han profundizado, se siente identificados con lo que hablan y lo llevan a su vida íntima se están comunicando. Esto puede ocurrir en 1 hora como en 10 minutos.

¿Cómo saber cuáles son mis lenguajes del amor? Pregúntate ¿Qué hace la otra persona que me encanta que haga y cuando deja de hacer me siento mal? Así comenzarás a descubrir cuál o cuáles son tus lenguajes de amor que son tu agua para mantener viva y linda la flor. También observa al otro ¿Qué le gusta que le hagan? ¿Con qué cosas se siente feliz? ¿Qué le molesta o entristece que dejes de decir o hacer? Estas preguntas te llevarán a conocer el lenguaje de amor del otro.

Yasmín Negrón Báez

Asistente Social

LIcenciada en Programación Neurolingüística (miembro de la NLP society, USA)

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.