Francisco Ramirez, “ser papá de un niño con autismo es una bendición”

Francisco tiene 53 años y es papá de Florencia (17) y Joaquin (14). Hace algunos años se divorció y acá nos cuenta cómo se vive la paternidad fuera de casa y de su hermosa relación con Joaquín que es autista.

 ¿Cómo ha sido tu paternidad?

Desde un comienzo cuando quise conformar una familia tuve presente una serie de principios y valores que orientaran y guiaran una relación amorosa y de presencia con mis hijos, dedicándoles tiempo en la crianza, en los momentos de recreación, estudios y acompañándolos en su desarrollo dentro de lo que más pueda, aunque el trabajo consume gran parte del tiempo.

     ¿Cómo viviste el proceso de separación?

Con una gran tristeza, el anhelo siempre fue conformar una familia, siento que de cierta forma la separación destruye ese concepto y forma que idealicé, pero después de un tiempo entendí que se puede volver a conformar desde otra forma, las conversaciones que sostuve con mi hija mayor me ha permitido darme cuenta de esta nueva visión.

¿Cómo lo viviste con tus hijos?

Intentando dejarlos al margen de todo conflicto y tratando de mantener el estándar al cual están acostumbrados, dedicándoles la mayor cantidad de tiempo posible y disfrutándolos al máximo con cosas simples.

¿Cómo se vive siendo papá fuera de casa?

Difícil, sobre todo en los momentos de reflexión. Cuando vivíamos todos juntos  para mí era motivo de alegría y tranquilidad verlos dormir y saber que todos estábamos bien en un hogar.

 Cuéntame la historia de tu hijo Joaquin

Joaquín nació con algunas dificultades que sólo el tiempo y la opinión de los especialistas pudieron diagnosticar:  Autismo.

Es un niño diferente y su forma de ver el mundo rechaza la realidad por encontrarla dañina, finalmente vive en una eterna felicidad, aunque tiene algunos momentos que no le agradan. No habla y su forma de comunicarse es a través de lo gestual o pictogramas, poco a poco uno entiende este lenguaje diferente, del mismo modo uno debe elaborar y descubrir diversas formas de establecer comunicación que permitan acatar indicaciones, por ejemplo la sicología inversa o el refuerzo positivo entre varias más.

  ¿Cómo es ser papá de un niño autista?

Es una gran bendición, cada vez que lo veo me irradia una emoción enorme, se me aprieta el pecho, disfruto cada momentos que estoy con él, aunque a veces me enojo. También me ha permitido involucrarme en el mundo de la discapacidad y establecer nexos y conexiones que favorezcan la construcción de más rampas y derribar las barreras.

¿ Qué actividades en conjunto hacen?

Un montón partiendo por lo doméstico, lo baño, lo visto, lavo su ropa, lo llevo al colegio, en el ámbito de la recreación andamos en bicicletas, esquiamos juntos, salimos de caminata, desde hace un tiempo nos incorporamos como socios de Campos Deportivos Llacolen y tenemos una serie de actividades deportivas que realizamos juntos como practicar natación y ejercicio en la sala de musculación, practicamos algunos juegos con balón que permitan el desarrollo de su motricidad y fortalecimiento muscular

¿Cómo te comunicas con él?

A través de lo gestual, pictogramas y la repetición de las indicaciones utilizando la sicología inversa, refuerzos positivos y mucho amor.

¿Cómo se vive ese proceso de aceptación de que tu hijo sea autista?

Con mucha fe en Dios, aceptando lo que nos entrega como una bendición. Joaquín es un niño extraordinario lleno de alegría y sin maldad, es tierno, es muy lindo con una mirada que dice muchas cosas, me gustaría estar por unos minutos en su mundo para entenderlo aún más.

¿Cuál es tu mayor miedo como papá?

Que me necesite y no esté cerca. Otra de las situación que evito pensar es el momento en que si así lo decide Dios, Joaquín parta de este mundo, será una prueba difícil de enfrentar, mis hijos son la razón de mi vida.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.