Felipe Viel: “Me motiva el rol de papá, aunque a veces quisiera escapar, lo disfruto mucho”

El conductor chileno de televisión tiene cinco hijos y 47 años. Vive en Miami y le encanta ser papá aunque muchas veces colapsa y quisiera escapar, como todos. Sus dos hijas mayores, Celeste y Almendra son fruto de su matrimonio con Paula Caballero y sus tres hijos menores, la pareja de mellizos Navaeh y Trevor (10) y Anna (8), son hijos del destino que llegaron a completar su familia. Acá nos cuenta su historia.

¿A qué edad fuiste papá por primera vez?

Tenía 27 años cuando fui papá por primera vez. Vivíamos en Miami con mi señora y estábamos solos. No teníamos esa red de ayuda que tiene mucha gente cuando vive cerca de su familia. Si bien es bastante complicado criar solos, también es un plus porque nos enseñó a ser proactivos en la crianza.

¿Cómo es ser padre de dos adolescentes?

Niños chicos problemas chicos, niños grandes problemas grandes. Como papá de adolescentes se pierde un poco el control sobre ellos. Ya manejan y hacen sus vidas. Son grandes e independientes pero aún tienen 18 años y son chicas. Es una etapa de transición. Yo como papá estoy siempre en estado de alerta y, aunque no pescan mucho, los domingos por ejemplo, trato de imponerlos  para que se un día familiar.

¿Cómo fue que te convertiste en padre guardador?

Con mi señora queríamos hacer algo social, queríamos que las niñas conocieran otras realidades y brindar una mano a quien lo necesitara. La verdad es que nunca pensamos en recibir a tres niños y que se quedaran en la casa, pero la vida te va abriendo puertas y te da estas tremendas sorpresas que vamos recibiendo. Así como me pasó eso con los niños tampoco pensé que me quedaria tantos años en Miami trabajando en la televisión hispana, uno en la vida en todo tiene que abrir puertas y ahí ver adónde te llevan, de todo aprendemos de lo bueno y también de lo malo. Todo es un aprendizaje.

¿Cómo pasaron a ser padres guardadores a adoptar a los niños?

Los tres son hermanos entre sí, fuimos por cinco años padres guardadores a ser padres guardadores por cinco años y luego el caso dio un vuelco en el que ya no contemplaron a los padres biológicos como opción para que los niños vivieran con ellos y nos dieron la posibilidad de que se quedaran con nosotros. No había mucho que decidir, los niños ya tenían una vida armada con nosotros, sus rutinas. A pesar de que hacíamos debate y veíamos los pro y contras, la  decisión ya la habían tomado los niños, ellos habían creado una vida, vínculos y eso hay que respetasrselo. Cuando hace de padre guardador uno intenta limitarse emocionalmente pero los niños no, ellos empiezan a crear una vida y eso lo respetamos.

¿Cómo tomaron tus hijas este proceso?

Las niñas lo tomaron bien porque siempre las contemplamos dentro  del grupo de voluntarios, igual que nosotros. Además, nunca hemos dejado de tomar instancia y espacios personales con ellas. No hemos tenido problemas de celos ni nada, son niñas muy seguras de sus afectos, se sienten orgullosas de lo que están haciendo como hermanas adoptivas. Todo ha funcionado muy bien entre todos nosotros.

¿Qué diferencia hay entre ser padre biológico y padre adoptivo?

No hay mayor diferencia entre ser padres biológicas o adoptivas. Creo que la relación entre padre e hijo se va construyendo día a día, independiente  si son biológicos o no. Mi paternidad con los tres más chicos ha sido muy similar a como fue con las niñas.

¿Te gusta ser papá?

Siempre he disfrutado del proceso de ser papá, ser su guía, su coach, verlos crecer, ver sus logros. es un rol que me gusta, me acomoda, me motiva, aunque a veces colapso y me quiero escapar, como todo el mundo. pero estoy contento que los niños estén felices. Ahora estoy en Chile porque me traje  a dos de los niños gringos, los meti en un colegio  hasta agosto porque allá están de vacaciones de verano. Me  deja muy contento que puedan vivir esta experiencia, de aprender idiomas, conocer amigos y nuestra cultura. Me hace muy feliz.

¿Volverías a vivir a Chile?

Mis hijas nacieron en Estados Unidos y tienen su vida allá. Veo difícil regresar porque no las dejaría solas. El éxito nuestro es poder estar en ambas partes. Pasamos mucho tiempo en Chile, tenemos esta doble militancia de país que es muy entretenido porque disfrutamos de los dos países. Nos gusta esto de vivir en dos partes.

 

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.