El dolor de vivir con fibromialgia

Mi nombre es Natalia tengo 37 años y fui diagnosticada hace 6 años con la enfermedad , al principio cuando escuché mi diagnóstico fue devastador , iba preparada para que la Reumatologa me dijera que era otro diagnóstico  pero no fue así.
Sentía cómo mi cuerpo reaccionaba a la enfermedad desde antes pero siempre lo asocié al cansancio.  Hacía poco me había separado del papá de mi hija, comencé a sentirme mal, adolorida , hasta que dejé de tejer, se me dormían las manos y los brazos, empecé a sufrir de insomnio, sequedad en los ojos y  más síntomas.

Asi estoy hace 6 años.

Trabajo y además  soy dueña de casa, trato de hacer mi vida normal a mi ritmo , como también hay días en que estoy power no me duele nada, no hay cansancio ni sueño y esos días los aprovecho al máximo.
El cansancio muchas veces me limita, el dolor muscular muchas veces me hace querer estar en cama y descansar pero si lo hago la enfermedad se apodera de mí.
Perdí las ganas de leer ya que muchas veces no entiendo lo que leo, pierdo el hilo de las conversaciones se me olvida lo que quiero decir o símplemente no encuentro las palabras correctas para expresarme, me molesta el ruido pasé a tener sensibilidad auditiva.
Pero a pesar de todo sigo en pie, vivo mi vida a mi manera a mi tiempo, ritmo y no me gusta cuando les digo que padezco y me dicen lo siento, tomo mis medicamentos que me hacen mantenerme activa, sin ansiedad ni depresión, por que está enfermedad es así un día estás en el cielo sintiéndote bien y en otras estás con ganas de querer estar en cama sin ganas de nada.
Sigo siendo Natalia la madre , hija, hermana ,amiga sólo que a mi tiempo. No quiero que nadie sienta compasión de mi.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.