El lado triste del día de la madre y el sufrimiento de muchas mujeres en silencio

Es, sin duda, uno de los días más importantes del año. El comercio es el más contento de todos. Las ventas se disparan, las ofertas abundan. Todos corren a comprar un regalo para la mamá. Pero, este día tan ruidoso también tiene su lado oscuro, su lado triste del que nadie habla pero que existe en el corazón de muchas mujeres. Mujeres que han perdido a su madre y no pueden superar ese dolor. Y tal vez nunca puedan pero sí podrán aprender a acostumbrarse a vivir con él y apreciar cada uno de sus recuerdos. Son tremendamente a nostálgicas estas fechas de celebraciones multitudinarias y familiares cuando se ha perdido un ser querido. Es duro. Es triste. Nos llenamos de pena. Algunas y algunos quisieran, incluso, borrar estas fechas del calendario. Porque la tristeza los supera. Y los entiendo.

Motor grupo de mujeres que sufre enormemente en este día de la madre son las que están luchando por serlo y aún no lo han logrado. Qué impotencia más grande no poder embarazarse. Desilusionarse y frustrarse mes tras mes. Llorar a escondidas y evitar el contacto con mujeres embarazadas y guaguas. Yo pasé por eso. Durante cuatro años intenté ser mamá y cada día de la madre era una pena infinita porque yo no lo era. No podía. ¡Yo quería ser mamá y no podía! Cómo me deprimía cada vez que la gente feliz celebraba ese día. Yo no podía estar contenta. ¿Y si nunca me embarazaba? ¿Si nunca me convertía en mamá? ¿Si nunca realizaba mi sueño más profundo? Nadie podía asegurar nada. No dependía de mí ni de terceros. Debemos de acoger a todas las que en este día están tristes y lo están pasando mal. Una palabra, un gesto, dejarlas vivir su pena y empatizar con el dolor. Eso es lo más importante. La mejor ayuda que podemos brindar.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.