Cuando nace un hijo nace una madre y a ella también hay que cuidarla

Durante toda la gestación el foco está en la mujer y en su embarazo. No cabe duda que todos nos preocupamos de que la mujer embarazada se alimente bien, vaya a todos sus controles prenatales, esté tranquila y viva su embarazo de la mejor manera posible.

Pero, ¿qué pasa cuando esa mujer da a luz?

Muchas veces nos olvidamos de ella y cambiamos el foco hacia el recién nacido. Lo cual es lógico para todos. Y nos olvidamos de la madre, del proceso por el que está pasando. Un proceso de cambios, transformación. Miedos, incertidumbres.

Es muy importante no dejar de lado a esa mujer qué tal vez no se atreve a hablar y a decir que se siente sola. Porque hay temor a ser juzgadas. Entonces prefieren callar. Callar sus miedos, sus penas, sus dolores.

Cuando estés con una mujer que acaba de parir, pregúntale cómo está. Qué necesita. Ofrécele ayuda.  No la juzgues por cómo se siente. Contenla. Porque va a necesitar contención y alguien que la escuche. Muchas se van a sentir completamente solas y aisladas. Trata tú de estar ahí y de no desaparecerte. En general la gente se esfuma y son pocos los que quedan a su lado. Muchas mamás confiesan que se han quedado sin amigas luego de que su hijo nació. Tú que estás leyendo esto, no dejes a tu amiga de lado. Acompáñala. Te va a necesitar.

Cuando nace un hijo también nace una madre. Cuídala. Te necesita.

Constanza Díaz

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest