Carta abierta a todos los alumnos que este año no destacaron en nada

Por Vanina Rosenthal/Periodista

@vanirosenthal

A los que no lograron todos los objetivos aunque se desvivieron por hacerlo. A los que se quedaron solos en más de un recreo o se refugiaron en la biblioteca para pasar piola. A los que nadie escogió para trabajar en grupo porque son desordenados y seguro manchan la cartulina. A quienes no ganan premios porque corren más despacio o les da vergüenza cantar frente a los demás.

A los que no se atreven a ir al campamento porque nadie quiere compartir la carpa con ellos.

Bravo por lo que dejaron de ir al cine o a un cumpleaños porque las clases particulares no se podían cambiar de día.

Un aplauso para los que un 4 significó un esfuerzo enorme.

Detrás de cada alumno hay un historia y generalmente hay un camino de esfuerzo que rara vez se destaca. Y casi nunca se premia.

No perdamos de vista que todos los niños son geniales. “Si juzgas un pez por su habilidad de trepar un árbol vivirá toda su vida pensando que es inútil. Google está lleno de ejemplos de gente exitosa que dio bote en el colegio. También pueden buscarlos en TED o en Forbes. Generalmente están en el top 10 de personas influyentes. Y sus historias son las más inspiradoras. Mi favorita es la de Ken Robinson sobre la niña que se quedaba quieta en clase y terminó siendo una millonaria y famosa coréografa de Broadway. Felicitaciones a los excelentes alumnos y también a los otros. A los que se destacan en categorías que hoy no se valoran con medallas pero que seguramente serán personas resilientes, inclusivas y maravillosas. Esos que tal vez emplearán a los que hoy los miran con desprecio, porque no son rencorosos.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.