Carmen Tuitera: “Nunca me sirvió lo que leí sobre maternidad. He aprendido en el camino y me da igual lo que opinen de mí como mamá”.

Carmen Castillo o Carmen Tuitera (29) es relacionadora pública y mamá de Josefina (3). Dicta talleres y es Una líder comunicacional. Empodera mujeres y no ha parado de brillar desde que decidió que iba a lograr grandes cosas en su vida. Y así lo ha hecho.
“Nunca quise ser mamá, siempre me he auto catalogado como mujer independiente que no quiere amarres ( de ningún tipo)  pero llegó la Jo y me di cuenta que mi egoísmo se transformaría en fuerza para luchar por ella y por mí”.
¿Y qué pasó con el papá de tu hija?
“Estuve con el papá de la Jose aproximadamente, un año, lo banqué en sus emprendimientos durante todo ese tiempo pero Al andar me di cuenta que bajo “Soy emprendedor” daba lo mismo si fallaba a otros porque “Emprender” tenía sus riesgos y casi todo justificaba eso. Cuando me enteré que estaba embarazada, sentí mucha angustia por mi misma porque no quería ser mamá. No era el mejor momento y no era la mejor persona. Un día me llaman de la Isapre  y me dicen que debía 3 meses y que me la cortarían ( cosa de la que él que era responsable) supe de eso y partí. Eso, junto a otras situaciones me hicieron decir:  “De acá salgo”. Con  la ayuda de mis papás que me dijeron que querían darle una familia a mi hija, volví a casa.
Ellos dos estaban cesantes, yo con 4 meses de embarazo, llegué a casa ( lo único que teníamos en ese momento) y tuve una semana de mucha pena, cuestionándome todo.
Después de esa semana,  no me detuve más, me acerqué al primer sushi que conocía  y le ofreci mi servicios de community manager, después me acerqué a la veterinaria de mi perro y así fui llegando a 14 clientes desde los 4 meses de embarazo a los 9. La semana 38 ya me estaba sacando fotos para una marca reconocida de pelo, programé mi cesárea porque a la semana debía seguir trabajando.
 Todo fue muy rápido”.
¿Qué opinas de las corrientes de crianza actuales?
“Tengo demasiado respeto por las formas de traer hijos al mundo pero también creo que es una decisión demasiado personal. El sistema nos ha inculcado sentirnos más o menos madres por acciones que deberían también ser parte de mi derecho a elegir. Mi hija la traje al mundo desde una cesárea y me siento la mejor madre del mundo.
  Me cargó dar pecho, a los 3 meses decidí cortar la leche. Algo también demasiado personal y sé que es un tema controversial pero fue mi decisión y jamás me arrepentí. Pero, para la tranquilidad de todos mi Jose es sanita, poco se resfría incluso yendo al jardín. Es feliz mi cabra chica”.
Sola en su rol de mamá
“Nunca dudé en tener a mi Jo. Estoy  de acuerdo con  que cada mujer decida y por lo mismo, decidï  traer a mi hija a este mundo y luchar por nosotras.
Durante el embarazo la única que tocaron mi panza fue mi mamá y mi hermana Camila.
A las ecografía iba sola y luego volvía a trabajar”.
¿Qué es para ti ser una buena madre? ¿Cómo vives la presión de la madre perfecta?
“No sé qué es ser buena madre, incluso a veces siento que soy más amiga que madre. Lo pasamos increíble, no me estreso. La Jose  tiene su espacio, yo el mío. Soy feliz que ame el celular y la televisión ( es seca) hay espacio para eso, para ir a jugar, compartir, peinarnos, etc No tengo la receta más que SER yo
misma.
Todo lo que he leído sobre maternidad no me sirve ni me sirvió, he aprendido en el camino y mi mamá ha sido fundamental en esto.
Josefina tiene dos mamás y sin la abuela seríamos NADA, ella me apaña en todo y quiere que cumpla mis sueños y mis sueños son con ellas también. Se que algún día ella necesitará su espacio y querer hacer su vida sola pero sabrá que en nuestra familia de dos ( Jo y yo) siempre estará el espacio para la abuela.
 Respecto a la presión de la madre perfecta, no la vivo. La verdad me paso por el poto todo lo que se pueda decir cómo soy yo como madre. Yo sé lo que estoy haciendo y sé que lo estoy haciendo bien”.
 ¿Un consejo para las mamás que te leen?
“Mi consejo a esas mamás que sienten presión a ser perfectas “NO PESQUEN WUEAS Y SEAN, SEAN USTEDES”.
Soy mamá y papá de Josefina  porque eso es lo que el sistema te mete en la cabeza, dos roles que tienen responsabilidades más que un sentimiento. Y en el sistema cumplo dos roles, pago isapres, cuentas, colegios, debo trabajar todo el día, debo darle cariño y todo lo que supuestamente nuestra sociedad cree que debería ser por dos. Así que sí, soy mamá y papá. Y en sentimientos somos dos mamás para la Jo.
Quiero dejar una huella por mi y la Jose porque entendí que no sirve dejar todo lo material a mi hija si no hay un mundo mejor literal. Que la gente se quiera es super importante para ellos y, sobre todo, tener gente que te hinche menos es fundamental para vivir más tranquilos. Es decir: Vive y deja vivir”
No quiero tener otro hijo pero si me gustaría adoptar, no todavía. No estoy preparada pero sí más adelante. Por ahora me siento feliz y completa con lo que soy y lo que tengo. No necesito nada más.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.