Buzios con niños

Sabíamos que viajar con nuestras niñas sería una gran aventura , pero fue mucho más que eso. 

Trinidad (4 años) y Mariana (7 meses) . La mayor por supuesto muy entusiasmada con el viaje. 

Viajamos en Abril del 2017 , después de la quincena , el clima era bastante agradable, porque no hizo calor extremo, de hecho el día que llegamos llovió torrencialmente pero sin frío . Buena época para viajar. 

El vuelo

Decidimos viajar de noche para que las niñas sufrieran lo menos posible, pero no fue tan así. Nuestro vuelo partía cerca de las 4 am,  lo que significó salir de casa a las 1:30 am. Por las edades de ellas la bebé iba en brazos. Afortunadamente teníamos 3 asientos y nos acomodamos bien. Llevamos un coche paraguas para facilitar los traslados de Mariana y en el avión no hubo problema con eso. Hicimos escala en São Paulo y eso fue un poco caótico . El primer consejo dice “procurar ir en vuelos directos”.

Llegando al aeropuerto de Río de Janeiro abordamos un bus pequeño que nos trasladaría a Buzios , este viaje duró 3 horas y fue bastante tedioso para las niñas. A mitad de camino hay una parada en una especie de servicentro donde se puede comer algo, usar el baño y caminar un poco.

Para quienes no conocen Buzios, es un lugar bastante sencillo en cuanto a alojamientos (no significa algo negativo) por lo que nos hospedamos en una posada que equivale a un hotel 3 estrellas. La mayoría de estas posadas están en laderas de cerros con vistas insuperables,  pero esta misma característica hace que tengan difícil acceso por ejemplo en coche o sillas de ruedas.

Nuestra posada se llamaba “Villa Mercedes” y estaba ubicada en el sector de la playa de Joao Fernández, muy recomendable para ir con niños ya que las playas son más bien tranquilas y familiares. Villa Mercedes tenía muchas escaleras y estaba en una colina , a 2 cuadras de la avenida principal que conecta con las demás playas.

Hay zonas más céntricas que son más bien de hostales y de gente más joven que anda en viajes distintos, más nocturnos quizás. Por eso decidimos alojar allá y evitar la bulla en la noche.

Buzios cuenta con 27 playas aproximadamente muy distintas entre si, playas con olas fuertes  que son ideales para practicar surf por ejemplo, que son las que dan al océano abierto, otras con aguas más calmas. De todos modos no teníamos tiempo ni energía para recorrerlo todo en sólo 7 días , así es que nos fuimos a la segura y visitamos las playas más recomendadas para ir con niños: “Playa Dos Ossos” , “Playa Tartaruga” y “Joao Fernández”. Igualmente allá arriendan Buggies ($35.000 pesos diarios con bencina) en los que se puede recorrer más la isla.

La playa

Nuestro primer día  salimos a caminar con mucho sol encima por toda la costanera hasta que encontramos la primera playa “Dos Ossos” que significa huesos no Osos jejeje . Una playa muy pequeña pero de aguas muy muy quietas, donde además ofrecían tragos en la arena. Increíble para nuestras niñas. Descansamos bastante ya que no había mucho peligro en cuanto al mar y el chico de los tragos nos ubicó en las reposeras que ellos mismos prestan bajo un árbol a la sombra.  A cierta hora empezó a subir la marea y la orilla de la playa desapareció por lo que tuvimos que irnos. La recomendación es ir temprano para disfrutarla más.

La segunda playa que visitamos fue “Joao Fernández” que podría decir es la más popular de Buzios. Según mi parecer, muy similar a Reñaca, o el Canelo,  una playa relativamente pequeña pero con olas,  a diferencia de “Dos Ossos”.

Lo bueno : la temperatura del agua y el oleaje en general que hacía más divertida la experiencia en el agua. También se podía hacer snorkel , pero nosotros no hicimos y de igual forma vimos muchísimos peces de colores sólo con mirar. Las playas tienen varios restaurantes (algo costosos a mi gusto) que dan a la playa, y por el consumo te facilitan reposeras y quitasoles.

Lo malo: Mucho comercio ambulante, todo el tiempo te ofrecen ropa, bikinis, mantas, trenzas, paseos, etc. No permite disfrutar la experiencia de una manera más tranquila. 

La última playa que recorrimos fue “Tartaruga” similar en casi todo a “Joao Fernández” pero sin los comerciantes por lo que fue una experiencia más “Brasilera”. Había mucha menos gente. También cuenta con  restaurantes en la playa pero son muy caros por lo que recomiendo llevar sándwiches si es posible y comprar quizás allá las bebidas por la temperatura. Nosotros consumimos todo allá; almuerzo como el que ya mencioné, bebidas y alguna caipiriña , éramos 4 adultos y mis hijas, la cuenta fue de alrededor de $60.000. Mucho para lo sencillo que era el menú. Aquí de hecho hay que tener ojo con lo que uno pide versus lo que te dan porque se las arreglaron para hacernos creer que nos habían dado comida extra gratis, pero al momento de cobrar nos lo cobraron.

Nosotros estábamos alojando casi al final de Buzios y nos movimos casi siempre a pie, pero por ejemplo para ir a “Tartaruga” tomamos una especie de Transfer que me parece que pasaba por todas las playas, costaba cerca de $700 pesos . Otras veces en la noche por ejemplo para ir al centro íbamos en Uber. Son escasos pero hay. 

Si viajan con alguien que cuide de sus bebés les recomiendo ir de noche a la famosa “Rúa das Pedras” que es la avenida turística principal de Buzios, en auto a 5-10 minutos del sector donde estábamos nosotros. Ahí hay bares y restaurantes maravillosos, tiendas de ropa y artesanía para comprar de todo. La arquitectura del lugar es increíble. Si quieren ir con los niños igual es posible, hay muchos restaurantes con salida a la playa donde comes con los pies en la arena, el viento tibio de la noche y alguna música de fondo. Nos encantó.

Tips

Como datos generales, allá venden colados de Nestlé (que no se llama Nestlé pero por la imagen los reconoci) pañales , trajes de baño , bloqueadores y todo lo que se les pueda olvidar para los niños y para grandes también.

En todo Buzios hay sistema redcompra, y lo ideal es llevar el real desde acá. No es un lugar caro, como referencias : Una cena para 2 personas costaba 70 reales ( en esa época eran $12.000 pesos , más propinas) incluye algo así como 2 trozos de carne o pollo , arroz , papas fritas y ensalada , todo esto montado sobre una bandeja. Podrías comer por más y también por menos.

Hay wifi en las posadas, y en “Rua das Pedras” hay en la calle también. La señal en general es bastante buena.

Comprar repelente en Brasil ya que los de acá no son  tan efectivos en los insectos de allá. Nosotros nos vacunamos contra la fiebre amarilla en esa época y no tuvimos más problemas que los típicos zancudos.

Llevarle a los niños sandalias aptas para caminar ya que las calles en su mayoría son adoquines de piedra , y mucha arena. Zapatillas de agua son lo mejor , como las que son para hacer deportes náuticos, que tienen planta dura y una malla por encima .

Bonus Track: Hicimos sólo un tour de los que ofrecen para no desplazarnos tanto con las niñas, y ese fue a “Arraial du Cabo” .

Nos recogieron en la mañana y el viaje duró aproximadamente una hora hasta un puerto donde embarcamos. El viaje fue en Catamaran con música y animación, al lugar lo llaman el caribe Brasilero por el color y temperatura  de sus aguas, que no son tan cálidas como en el caribe pero siguen siendo deliciosas para los chilenos. Durante el viaje alguien de la agencia se ofreció a hacernos fotos, al principio uno cree que es costoso pero realmente vale la pena porque te despreocupas totalmente de ese tema y además consigues fotografías increíbles en calidad profesional (les dejaré alguna).

El recorrido es por 3 playas donde te dan 1 hora más menos para bajarte y nadar o tomar sol, solo bajas con lo puesto porque se pueden mojar tus pertenencias, obviamente tu toalla igual y lo que quieras. Estas son reservas naturales por lo que no se puede dejar ningún desperdicio.

Al finalizar el tour el almuerzo estaba incluido en un restaurante buffet, muy rico. El viaje de vuelta fue puro dormir ! Estábamos todos exhaustos.

Como resumen , es un viaje ideal para ir con niños, de hecho pensamos volver, ya que no hay tiempo para tantas actividades que quisimos hacer.

Paula Garrido Lazcano

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.