Amo ser mamá pero la esclavitud de la maternidad me tiene aburrida

¡Hey! Acá estoy. Véanme. Siento que nadie me ve desde que fui mamá hace 7 meses atrás. Siento que desaparecí para todos.

Nadie pregunta cómo estoy. Qué necesito. Cómo me siento. Todo lo que leo es sobre el cuidado de mi bebé y todo lo que debo hacer como mamá pero nada veo del cuidado materno. ¡Nada!

¿Se olvidaron de nosotras? Las madres.

Estoy aburrida de esta esclavitud de la maternidad y que me digan todo lo que tengo que hacer. Esto es terrible. Me siento totalmente presionada por mi entorno a tal punto que creo que tengo depresión.

Yo amo a mi hijo con el alma pero ya no doy más con el “deber ser” como mamá. ¿Qué pasó? ¿En qué minuto esto se transformó en una carrera por alcanzar la perfección?

Me da pánico decir que quiero salir a trabajar y dejar a mi hijo en sala cuna. Ya veo cómo me van a criticar. ¡Hasta mi marido lo hace! Y él feliz con su vida, su trabajo que jamás ha dejado, su pichanga del miércoles en la noche. Y así.

¿Y yo? ¿Por qué yo no puedo? ¿Acaso el hijo no es de los dos?

Estoy cansada de intentar ser la mamá perfecta y hacer todo lo que me han dicho. Yo no quiero ser una mamá perfecta, yo quiero ser una mamá feliz. Yo amo a mi hijo pero estoy estresada. Necesito que me dejen en paz y volver a encontrarme conmigo misma. Necesito volver a creer en mí y saber que yo también importo.

María Angélica R.

Mamá de Mateo

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.