A mi hijo no le preguntes cuántas novias tiene

Tengo un hijo de cuatro años. La gente encuentra gracioso preguntarle por novias. ¿Tienes novia? ¿Cuántas novias tienes?

Para mi eso es pasar sobre mi, su madre. Yo lo estoy educando en valores de respeto y fidelidad. No quiero normalizar en él cosas que no son normales, como tener muchas novias, o que le gusten muchas mujeres. Quiero que las respete. No quiero educar a un hombre machista.

A mi hijo no le preguntes cuántas niñas le gustan porque estoy trabajando en él la importancia de tener amigas con quien reir y divertirse sanamente. Es un niño y no quiero adelantar en él los procesos que vendrán con el tiempo. Quiero que disfrute su infancia y cada etapa de su vida.

A mi hijo no le preguntes cuántos corazones ha conquistado porque lo educo para que no le rompa el corazón a nadie.

A mi hijo pregúntale por los planetas, por dinosaurios, por música y juegos.

A mi hijo lo educo hoy dejándolo que juegue a todo lo que quiera. Con autos y muñecas, jugando a cocinar y servir el té, jugando a hacer las labores domésticas y aprendiendo junto conmigo, porque sólo así podré ver al hombre de mañana, comprometido con su hogar, sus hijos y su pareja.

Carolina García, psicóloga

@octubre15blog

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.