A criar sin culpa se aprende y tú puedes hacerlo

La maternidad tiene cosas maravillosas, ver a tus hijos jugar, reír, compartir, aprender cosas nuevas cada día y tú también como mamá aprendes.

Pero hay un tema, que no es muy común de escuchar, ni de conversar, la soledad. A la gente no le gusta hablar de que se siente sola, no le gusta reconocer que quiere ayuda o compañía, ya que eso demuestra debilidad.

Yo sinceramente no conozco la vergüenza, y a estas alturas de mi vida, no me da pudor decir que me siento sola, que he perdido amigas a causa de la maternidad, o que quizás yo las alejé a causa de la misma. Una se encierra en sus hijos, en su casa, y sobre todo en la culpa, aquí me voy a detener y hablar mucho, ya que la culpa es el peor enemigo de una misma.

Yo por muchos años sentí que era la culpable y responsable de todos los abusos que viví, y a raíz de eso, es que estuve en terapia con sicóloga y siquiatra mucho tiempo, para lograr entender que la responsable no era yo, sólo fui una víctima de los malos tratos por parte de personas que claramente tenían más de un problema en su cabeza.

Igual hay que ser sincera, y por mucha terapia que una tenga, cuesta sacarse ciertos pensamientos de su cabeza, si yo no estoy con mis hijos, no van a estar bien, nadie los va a cuidar como yo, van a llorar y sólo se calman conmigo.

No! Esa es la respuesta a todo lo anterior. Mi realidad es que yo vivo con mi pareja, quién me ama mucho, me recalca día a día que me quiere ver feliz, y él hace su vida de lo más normal, trabaja, sale con sus amigos, comparte y no se preocupa más de la cuenta, porque sabe que sus hijos están bien conmigo mientras él no está, y en caso de que lo necesite lo voy a llamar de forma urgente. ¿Dónde radica el problema?, en mí. En el pensamiento escrito anteriormente y todo a raíz de la culpa, soy una mala mamá, debería estar con mis hijos en vez de estar compartiendo con amigos, mira la hora que es y yo aún afuera.

Basta, yo misma a mí misma, y a todas las que estén leyendo, ser mamá es un trabajo gigante, y una tiene todo el derecho de salir a distraerse, de compartir con amigos, sin necesidad de que esté la pareja presente, de alejarse de sus hijos un rato, y lo más importante conectarse con una misma.

Una no nació siendo mamá, yo antes de ser mamá, viajaba, carreteaba, trabajaba, tenía mis propios ingresos, y disponía de mi tiempo a mi antojo. Ser mamá no es sinónimo de abandonarse, todo lo contrario, ser mamá te da poder, para amar a tus hijos, y amarte a ti, de ser todo lo que quieras, y de ser feliz.

Conclusión si eres mamá, y te sientes sola, busca a una amiga, familiar, o alguien en quién confíes, y sal, si debes salir con tu hijo, o invitar a tu amiga a tu casa porque no tienes quien cuide a tu hijo, dale, pero no te quedes encerrada sólo en el mundo de la maternidad, somos mujeres antes de ser mamá, necesitamos de espacio y tiempo para nosotras. Si no puedes con lo anterior, metete a instagram @lamagdamunoz y feliz de hacer tus días más divertidos, y de conversar si así lo quieres.

 

 

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.