Yo te entiendo y no te juzgo

Yo te entiendo.
Yo te acojo.
Yo no te juzgo.
Yo sé que a veces tienes miedo.
Yo sé que a veces sientes culpa.
Estás cansada.
Yo sé que te cuestionas si serás capaz.
Te preguntas si lo lograrás.
Tienes terror de fallar. De equivocarte.
Todas lo tenemos.
Quieres tiempo para ti. Lo necesitas.
Y no lo encuentras. Las horas del día no son suficientes.
Sientes que nadie te entiende. Sientes que nadie te apoya. Sientes que nadie te agradece lo que haces por y para los demás.
Te sientas montando una montaña rusa de emociones.
Altos y bajos. Días buenos y días grises.
Como la vida misma.
A ti mujer te admiro por tu fuerza y tu resiliencia. Por tu capacidad de pararte una y mil veces si es necesario y salir adelante.
A veces sola, a veces acompañada.
Te admiro por tu capacidad de rearmarte frente a la adversidad.
Te admiro por tu capacidad de levantarte todos los días del año y dar la pelea en un mundo muchas veces nada de amable.
Yo sé que los niños te agotan. Yo sé que algunas crían solas, porque no tienen opción. Porque el padre se esfumó. Porque se lo tragó la tierra. Yo sé que a pesar de todo, sacas a tus niños adelante.
Y por eso te admiro.
Y no te culpo por aquellos pensamientos oscuros que a veces cruzan tu mente.
Y tampoco te culpo cuando lo único quw quisieras es escapar.
A ti mujer te admiro y respeto porque sé el trabajo que significa ser mujer y madre. Un trabajo que no termina nunca. Entiendo tu cansancio, comprendo que te agotas y que disfrutas la hora cuando los niños finalmente se van a dormir.
No es porque seas unas mala madre. Tan sólo disfrutas ese silencio delicioso cuando la bulla se apaga.
Entiendo que te acuestas cansada y te levantas cansada y funcionas, muchas veces, en piloto automático. Con la vista ida en el teléfono celular para buscar distracción y refugio mientras los niños batallan con la comida.
Entiendo que la rutina a veces te mata y quisieras huir de ella porque la rutina es cierto que mata a cualquiera.
Entiendo que te sientes sobrepasada y una esclava de tus hijos y familia.
Por eso te respeto y te admiro y te aplaudo.
Porque ser mujer, ser madre, ser pareja, ser profesional no es nada fácil.
Y así y todo, sales adelante día a día y por eso yo hoy te felicito.

Constanza Díaz

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest