Yo soy una madre que pasa el Tablet a mis hijos

Lo confieso, cuando quiero descansar les paso el Tablet a mis hijos. Tomás tiene 5 años y Clemente seis y ocupo la tecnología que tengo a mi alcance para que me ayude a criar. Sí, así tal cual lo escuchan. Y no me considero una mala madre por hacerlo. Si vamos en el auto, sobre todo si son trayectos largos o van aburridos, les presto mi teléfono. Busco un Netflix algo que sé que les va a gustar y con gusto les entrego mi celular.

Los domingos en la mañana mis niños despiertan temprano y yo lo único que quiero es dormir al menos una hora más. Entonces recurro al Tablet. Ellos ya lo saben manejar estupendamente bien. Saben encenderlo y saben ir a Netflix para buscar una película que les gusta. Saben proyectarla en el Apple TV para verla en la tele y se entretienen durante un  rato mientras yo, duermo. No me siento mala madre por hacerlo, al contrario, comprendo mis limitaciones y comprendo que soy un ser humano que necesita y debe dormir para estar bien durante el día y poder entregar lo mejor de mí a mis niños. Yo me apoyo en la modernidad para criar y no me da culpa admitirlo. ¿Por qué no hacerlo? Por qué renegar de lo que tengo a mi alcance para hacer de la maternidad una experiencia más llevadera.

Le paso el Tablet y el celular a mis niños y se los paso sin culpa alguna. También leemos antes de dormir y visitamos museos los fines de semana. Les encanta visitar museos y aprender sobre animales y fósiles. Incluso en el Ipad buscan documentales de dinosaurios y les encantan. También se puede aprender con la tecnología. Y mucho.

Yo soy una madre que se ayuda de los aparatos electrónicos y que también hace cup cakes con sus hijos. Nos encanta cocinar. Nos encanta salir a dar vueltas en bicicleta y dibujar. En la semana mis niños juegan tenis y hacen natación, van al colegio e invitan a amigos a la casa. Pero cuando están de vacaciones o si llegó el fin de semana, tienen permiso para usar el Tablet porque a mí me ayuda y a ellos les entretiene.

Tengo claro que el aparato maravilla  tiene un tiempo de uso limitado y en la semana no lo ven, pero el domingo por la mañana sí. El domingo por la mañana sobre todo si es muy temprano tienen total permiso para ver películas mientras yo dormito.  Doy gracias a todos los inventos que me ayudan a criar, porque no es sencillo hacerlo. No baso mi crianza en ellos ni tampoco están todo el día pegados a la pantalla de un celular. Al contrario, la vida de mis niños es amplia y llena de actividades pero si estamos en un restaurante y se aburrieron de esperar la comida, yo no dudo ni un segundo en entregarles mi teléfono para que vean Dinotren durante unos minutos. Y eso no me convierte en una mala madre ni en una madre despreocupada, no siento culpabilidad alguna en confesarlo. El tablet es mi gran aliado y se lo agradezco.  Y no, no soy mala madre.

Constanza Dïaz

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest