Y, ¿para cuándo el hermanito?

Soy mamá de una niña de 6 años, Catalina. Me encanta ser mamá, adoro a mi hija, pero estoy aburrida de que me pregunten cada cinco minutos por el hermanito. ¿Hasta cuándo? Quiero que me dejen en paz. Que nos dejen en paz. Hasta qué punto puede meterse tanto el ser humano en vidas ajenas. ¿Qué les importa?  ¿En qué les influye? ¿En qué les cambia la vida si yo tengo otro hijo o no? Ellos, claramente, no lo van a criar ni menos educar. No van a pagar por sus pañales, su comida, ni su colegio. Estamos bien con la Cata y mi marido. Somos una pequeña familia, pero una familia feliz. Dormimos juntos los fines de semana, vemos películas. El verano pasado fuimos a México de vacaciones. No queremos otro hijo. No nos vemos con otro hijo. No quiero volver a pasar noches en vela, sacar chanchitos, calmar cólicos, cambiar pañales, dar pecho y volver a empezar. Llámenme egoísta, pero no podría. Estoy en una etapa fantástica de mi vida. Tengo un buen trabajo, hace poco me ascendieron, tengo una rica relación con mi marido. La Cata tiene un montón de amigas y primos. Estoy chata de que me traten de convencer para tener otro hijo. Que el reloj biológico, que la Catita va a quedar sola, que cuando seamos viejos….que pobrecita…..No paran de atormentarnos. Ya lo hemos conversado una y mil veces y ya tomamos la decisión.

Una decisión que es personal, familiar. No es de la incumbencia de terceros. La Cata es feliz, somos felices. ¡No queremos más hijos! Por favor, paren de preguntar.

Claudia Ramírez, mamá de Catalina

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest