Verónica Burón, neuróloga: “A los 6 meses los niños ya pueden dormir 8 horas seguidas”

El sueño de nuestros hijos es un gran tema ente las madres. Muchas se desesperan porque sus hijos duermen poco y mal. Despiertan muchas veces en la noche y no pueden descansar. Hablamos con la doctora Verónica Burón, neuróloga infantil de Clinica Alemana para hablar de este tema que nos quita el sueño a muchas.

“Lo importante es  tener claro que es un sueño normal. Esto va a variar según la edad del niño; tanto en las horas de sueño, así como  si requieren siestas o no. La variabilidad de horas de sueño necesarias para que sea reponedor, en el niño pequeño es mayor que en el escolar más grande.  Por ejemplo, el lactante menor de 2 meses dormirá 16 a 18 horas y entre los 4 a 12 meses entre 12 a 16 horas , incluyendo las siestas.  Después de los 6 meses la mayoría ya puede dormir hasta  8 horas seguidas durante la noche  y tienen 2 siestas con un total de sueño diario de alrededor de 13 a 14 horas”, explica la doctora Burón.

Con respecto al lugar adonde hacemos dormir a nuestros hijos, señala que es importante un ambiente adecuado y seguro  para un buen descanso, por ejemplo, que no esté excesivamente caluroso. Es decir, no arroparlos en exceso.
“Es normal que los niños tengan despertares en la noche, todos tenemos despertares nocturnos, pero lo importante es que los pequeños aprendan a reconciliar el sueño nuevamente por sí mismos  y que no requieran de terceros, como la presencia de la mamá, una mamadera con leche o el pecho.  El número de despertares va  a depender de la edad: en los primeros meses es habitual que despierten cada 3 ó 4 horas para alimentarse.  Posteriormente lo habitual es que se les alimente por última vez las 11 – 12 y puedan seguir durmiendo hasta la mañana siguiente.  Lo habitual es que entre los 6 y 12 meses no despierten más de una vez por noche”.

La doctora Verónica Burón indica que si el niño no duerme bien, no sólo tiene consecuencias para él, si no que va a afectar el funcionamiento de  toda la familia, por lo que siempre hay que aspirar a tener buenas rutinas y hábitos de sueño. Pues no hay nada peor que dormir mal. Esto genera consecuencias negativas como por ejemplo irritabilidad, cansancio y una baja en nuestras defensas.

El niño que duerme mal  no siempre se manifiesta con somnolencia como el adulto, si no que puede andar mañoso,  peleador, enojado. En niños que ya asisten al colegio podemos ver además dificultades en la concentración, o que se anden quedando dormidos en la clase.

¿Cuándo hay que consultar a un especialista?

-Hay que diferenciar,  primero, si hay una causa médica que esté provocando estos despertares. Por ejemplo dolor, cólicos, reflujo gastroesofágico, trastornos respiratorios, etc. En estos casos siempre deberá consultar a su pediatra o especialista.

Si no hay trastornos médicos lo más probable es que ese niño tiene una incapacidad de aprender a conciliar o mantener el sueño y se debe habitualmente a un mal hábito adquirido. Por ejemplo, dormirse con el pecho, con un chupete, con una leche. Los padres deberán  consultar cuando esté afectando el normal funcionamiento del niño o su familia.

– ¿Es normal que una guagua despierte cada una hora pidiendo pecho?

No, si está bien alimentado no puede tener hambre  una hora después. Lo más frecuente es que se deba a que está usando el pecho como un consolador para conciliar el sueño.

-¿Se puede entrenar el sueño o debemos seguir su curso natural?

Si, se puede entrenar. Es importante tener las rutinas y horarios de sueño  bien marcados manteniéndolos lo más similares todos los días, incluso en fines de semana. No cambiarlos.

– ¿Hay alguna técnica para que la mamá les enseñe a dormir bien? Alguna rutina a hacerles?

Los horarios y horas de sueño deben  ser acorde a la edad del niño, idealmente en relación a luz/oscuridad del día y  acorde a los horarios de funcionamiento de la familia. No es normal que un niño se duerma a la medianoche y tenga a todos despiertos esperando a que se duerma por fin.

Antes de la hora de dormirse hay que bajar las revoluciones, hacer actividades más tranquilas.  Tener una rutina que se repita día a día, por ejemplo: comer, bañarse, masaje, leerle un breve cuento, etc, luego ponerlo en la cuna para que se duerma en ella. Esta rutina debe ser corta y repetirla a diario.

– ¿Qué hacer para que despierten menos?

Generalmente son problemas conductuales del sueño; una atención  excesiva de los padres en respuesta a conductas oposicionistas al acostarse, favorecen estas conductas. Es importante  la consistencia de los padres en mantener los horarios y en cómo manejan  los despertares. Es normal despertar. Lo que los padres tienen que hacer es enseñarles a conciliar el sueño nuevamente solos.

– ¿Hay algo natural que se les puede dar para que duerman mejor?

Idealmente uno no debiese dar medicamentos, si no más bien  reforzar hábitos.

– ¿Qué opina usted de las mamás que duermen con sus guaguas en la misma cama y practican el “colecho”?

Hay culturas en que el colecho es frecuente, sin embargo,  en general es recomendable que en los primeros meses el lactante duerma en la pieza de los padres pero  idealmente en su cuna.  Es más seguro, evita el sobrecalentamiento o que el bebé se caiga de la cama de los papás. Se ha visto que el colecho favorece mayor disrupción del sueño de la madre aumentando el estrés familiar.

– Hay niños q sólo se duermen con la mamá en la cama si no, no duermen. Qué opina?

Generalmente es un hábito que se va adquiriendo , y frecuentemente se llega a esto porque hay de parte del niño una resistencia a acostarse. Es bueno tener una rutina, uno puede recostarse un ratito a su lado a regalonear,  leer un cuento , rezar por ejemplo, pero después,  el beso de las buenas noches, se apaga la luz ( o se deja una muy tenue, que no le dé a los ojos)  y se abandona la pieza para que se duerma solito.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest