Una mujer no debe postergarse y abnegarse para ser buena madre

Sacrificio, ese era el lema de las madres de antaño. Mientras más sacrificada, mejor mamá.

Abnegación y postergación iban de la mano y eran los ingredientes escenciales para maternar  correctamente. En cambio, el hombre nunca se ha postergado ni dejado de ser hombre cuando se ha convertido en padre.

En una sociedad adonde nos ha dominado por siglos el patriarcado, la mujer era la que tenía que sacrificar su vida por los hijos. Porque era lo que correspondía. La mujer era quien cuidaba, quien estaba a cargo de todos. Menos de ella. La mujer era la última  en la lista de prioridades. Y todo eso era considerado normal.

Hoy las mujeres estamos viviendo una revolución llena de cambios y voces que se hacen escuchar. Hace apenas 70 años, en Chile conseguimos nuestro derecho a votar. Algo que parece tan obvio hoy, antes era impensable.

La madre tenía que postergarse, sufrir, incluso, para ser mejor madre. Oculta entre las cuatro paredes de su casa, con la mirada gacha. Mientras el hombre salía y surgía. No participaba de su paternidad ni menos de los quehaceres de la casa. Porque eso era trabajo de la mujer. Era su obligación. Trabajo no remunerado ni menos agradecido por nadie.

Hoy las madres somos conscientes de nuestros derechos. Y además de cuidar a nuestros hijos, luchamos por una equidad de género en todo ámbito. Incluso en la crianza. Los hijos se hacen de a dos y es de a dos cómo hay que criarlos. No es responsabilidad sólo de las mujer. Hoy podemos estudiar, trabajar. Nunca más tenemos que olvidarnos de nosotras. De soñar. De cumplir esos sueños. Hoy podemos llegar lejos y hacer lo que nosotras queramos ser. No existen límites y no debes permitir que nadie te los ponga.

Liberate de todo aquel que te haga sentir culpable por queder surgir y realizarte como mujer. Libérate de estereotipos machistas. Libérate de las culpas por quererte, abrazaste y preocuparte de ti. La abnegación y postergación de lactancia mujer, pasaron de moda.

Constanza  Díaz

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.