Trastornos de Procesamiento Sensorial en los niños

Gisella Lavadenz Miranda, Terapeuta Ocupacional

El Procesamiento Sensorial es la manera en qué nuestro cerebro organiza y clasifica la información que proviene desde nuestro entorno, de ésta manera comenzamos a reconocer olores, texturas, luces, temperatura o sonidos. Estos estímulos son llamados exteroceptivos, o sea provienen del exterior. Por otro lado, existen los sentidos de tipo interoceptivos, que nos entregan información sobre nuestro cuerpo, principalmente de su posición y movimiento. Éstos son la propiocepción, que nos da conciencia de la postura de nuestros segmentos del cuerpo en relación al espacio; como también el sentido vestibular, que es el que nos indica los movimientos de nuestra cabeza en relación al cuerpo.

Hay ocasiones en que los receptores para captar esta información del medio o la vía para llevar dicha información a nuestro cerebro se encuentran alterados, y es ahí cuando hablamos de Trastornos de Procesamiento Sensorial. Por lo general los niños que presentan este tipo de dificultades pueden ser demasiado sensibles a la información sensorial; tanto exteroceptiva como interoceptiva, como también se pueden presentar carentes de sensibilidad a la información.

Existen dos grandes tipos de alteraciones de procesamiento sensorial. Por un lado, tenemos a los niños Hiperreactivos o Evasores Sensoriales, que evitan algún tipo de información o estímulo sensorial porque les resulta molesto. En este caso tenemos a niños que no soportan el sonido del secador de pelo, o le tienen miedo a moverse rápidamente, no logran subirse a columpios, no les gusta que los toquen o andar descalzos, etc. Estos niños evitan la información sensorial (puede ser de uno o varios tipos de estímulos) porque resulta muy abrumadora y les genera incomodidad.

Por otro lado tenemos a los niños Hiporesponsivos o hiposensibles, o sea no perciben los estímulos que están recibiendo o necesitan que la información sea excesiva para poder registrarla en el cerebro. A este tipo de usuarios se les llama Buscadores Sensoriales, ya que constantemente están buscando en su entorno un tipo de información sensorial; ya sea táctil, auditiva, vestibular, propioceptiva, etc. Es común que este tipo de niños les guste dar muchas vueltas y no se mareen, como también necesitan tocar todo lo que tengan a su alcance, o en otros casos le tomen el olor a todos los objetos y personas que están a su alrededor, etc.

Ambos Trastornos Sensoriales se pueden dar en conjunto en un niño, con esto me refiero a que necesite buscar información táctil constantemente, pero trata de evitar la información vestibular, o viceversa. Este tipo de trastornos no se encuentran tipificados en el DSM V, por lo que no existen criterios diagnósticos, más que la observación clínica del profesional e información proporcionada por los padres. Si ustedes observan este tipo de conductas en sus hijos, es recomendable acudir a un médico, en este caso el profesional más idóneo sería un Neurólogo, quien considerará la necesidad de tratamiento y terapia que necesite el menor.  En este tratamiento el Terapeuta Ocupacional formado en Integración Sensorial, cumple un rol fundamental para poder regular y superar este tipo de conductas a través de una dieta sensorial específica para cada niño.

Por último, es importante señalar que si el Trastorno de Procesamiento Sensorial no es tratado a tiempo, puede traer dificultades a futuro en el desempeño académico del niño, como también en el área social y en sus relaciones interpersonales, viéndose reflejado en el diario vivir de la persona.

Si tienen dudas o consultas en ésta área no duden en escribirme por mi Instragram @Mi_primera_terapeuta o a mi correo electrónico gise.lavadenz@gmail.com

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.