Tips para viajar en avión con niños pequeños

Soy mamá, soy chilena y vivo en Italia. aquí les traigo parte de mi experiencia viajando con mi hijo de dos años. Los viajes en avión han sido frecuentes, desde que tenia pocos meses hasta ahora.

Lo que quiero compartir con ustedes es lo que a nosotros nos ha ido funcionando, no hay formulas mágicas para tener a un niño tranquilo en un avión mirando las nubecitas por la ventana. Cada viaje es diferente. Sólo hay que armarse de paciencia, respirar y no tratar de hacer que las cosas resulten perfectas.

¿Por qué las cosas NO deberían ser perfectas? Porque con niños no hay viajes exentos de imprevistos y, a veces, de momentos de tensión. Tratar de que todo salga impecable solo nos traerá una preocupación innecesaria, pero para hacer que el viaje comience y termine como corresponde (lo que suceda entremedio ya lo veremos) nosotros hemos estado siguiendo estos simples pasos.

1. Documentación: Cuando era poco más que una adolescente (que para mi será por siempre el año pasado), íbamos a viajar con mi hermana menor de edad y mi mamá. El problema fue que la autorización para el viaje que había firmado nuestro papá estaba mal redactada y no nos dejaron partir, perdiendo así los tres pasajes, aunque en realidad con mi mamá podríamos habernos ido igual dejando a mi hermana varada en el check in, pero esa no era la idea. Por eso, aunque sean chiquitos, los bebés siempre necesitan un documento de identidad para viajar y la autorización de ambos padres, bien escrita, para ir al extranjero.

2. Comidas: En la mayor parte de los aeropuertos permiten pasar productos para niños siempre y cuando estén sellados. Me refiero a colados y leche en cajita, pero siempre conviene confirmar esta información con la propia aerolínea o con el aeropuerto de salida. Así mismo, galletas, quequitos y dulces varios también pasan, aunque hacen parte de la próxima sección: la mochila mágica.

3. La mochila mágica: Primero que nada, hay que ir por grados. Dependiendo del nivel de la pataleta/llanto/aburrimiento será lo que le iremos dando. Dejando lo mejor para el final, justo antes de que el piloto decida hacer un aterrizaje de emergencia.

Normalmente a los peques les molestan los oídos al despegar  y al aterrizar ya que se les tapan, darles el chupete o dejarlos con un kojac los hará estar más tranquilos. Durante el viaje nosotros solemos tener a mano: lápices de colores, libros para pintar, autoadhesivos de monitos, tablet cargado (donde ya hemos descargado películas de Netflix), cambios de ropa  (eso ya está más que interiorizado), y como les decía, dulces y engañitos varios dependiendo de los gustos del peque. No hay que olvidar su peluche o cojín preferido, eso le ayudará a conciliar el sueño en caso de que sea un viaje de varias horas.

4. Pantuflas y zapatos: Si el viaje es muy largo, les recomiendo llevar pantuflas o calcetines gruesos. Nuestro retoño va a querer quitarse los zapatos y caminar por todo el avión. Lo mejor es que este cómodo y seguro.

5. Jet lag: Para evitar lo mas posible que nuestro peque sufra por el brusco cambio de hora, si es que viajamos a otro continente, les aconsejo que un par de días antes vayan adelantando o retrasando de a poco el horario de las comidas y del sueño. Una vez dentro del avión para nosotros lo mejor ha sido ajustarnos inmediatamente al horario de nuestro destino.
Bueno, espero que estos tips de viaje les sean útiles. La idea es que vayamos compartiendo información que nos pueda ayudar así que dejen sus comentarios para saber como lo hacen ustedes.

Mariana Díaz Vásquez

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest