Tipos de parto y la fuerza femenina

Tipos de partos y la valentía de las madres al dar a luz

Mucho se habla y se escucha sobre el empoderamiento de la mujer en el momento de dar a luz.
Parto normal. Parto natural.
Son dos cosas diferentes.
El parto natural es como su nombré lo indica:
Sin intervención alguna.
No hay medicamentos ni maniobras de por medio y se desarrolla de forma completamente natural.
Como dicta la señora naturaleza. Que, por cierto, es muy sabia como todos sabemos.
En el lugar que la mujer quiera, puede ser incluso en su casa. Y en la posición que la mujer quiera.
Sentada.
En cuclillas.
En el agua.
Sentada en el WC. Sí, tal cual lo escuchas.
De rodillas.
La mujer debe de buscar la posición que más le acomode.
Y pujar, manejar el dolor y seguir pujando hasta que salga a través de su vagina el bebé.
Es lindo un parto así si es que se tiene ganas y un portal de tolerancia del dolor amplio.
Muchos de estos partos se dan en los países desarrollados. Las futuras madres incluso invitan a sus padres, suegros, sobrinos. Hasta amigos y vecinos. Ahí todos de espectadores, mirando como la mujer da a luz.
Poco les falta llevar una parrilla y ponerse a hacer un asado mientras la parturienta puja que te puja.
En el parto normal hay un cierto grado de manipulación médica y medicamentos- según sea el caso- en mayor o menor cantidad.
Dice la definición que es un parto respetuoso y con la mínima intervención. Pero una vez que hay inducción y medicamentos, por mucho que el bebé nazca por vía vaginal, no es muy normal pues lo normal, en este caso, no es natural.
Porque hay que ser realmente, pero realmente muy valiente para tener a nuestros hijos de manera 100% natural.
Requiere de un gran y admirable trabajo de la madre que comienza al principio de la gestación.
Ídolas.
La cesárea, al contrario de estos dos tipos de parto, es una cirugía. En pabellón, con dos médicos, un staff de enfermeras, anestesista y demases.
Porque una operación a tajo abierto no es cualquier cosa.
Es algo mayor.
La mujer que pasa por una cesárea también es bastante valiente porque digamos las cosas por su nombre: meterse a un quirófano es bien aterrador. Sobre todo si es la primera vez que pasas por esa experiencia.
Todo es frío. Impersonal. Lleno de máquinas, sonidos nuevos. Olores nuevos.
Es una tremenda experiencia.
Sin contar el dolor post operatorio que en muchos casos es monumental.
Dosis y dosis de analgésicos para disminuir los dolores del tajo y de todo lo que revolvió el cirujano para sacar sano y salvo al bebé del útero de su madre.
Madre que apenas puede moverse. Ni hablar de pararse y caminar tres pasos al baño.
Dios, el dolor es caballo.
Para muchas.
Porque nunca falta la recién estrenada madre que no sintió nada y post cesárea es capaz de ir a correr la maratón de Nueva York.
Lo cierto es que una mujer que pasó por una cesárea es también una ídola y conserva su cicatriz orgullosamente como la marca que le dejó la vida el haber dado a luz.
Valientemente.
Aguantando todo el antes, durante y después que significa meterse a un pabellón y someterse a una cirugía.
Y con las posibles complicaciones que puede tener: hemorragia, infección de la herida, embolia.
Valientes mujeres que han pasado por una, dos, tres, cuatro cesáreas para convertirse en madres.
Mis respetos para ellas.
Una cesárea no es motivo para sentirse que fue un fracaso en el momento de parir.
Una cesárea es sólo un medio más para traer a nuestros hijos al mundo.
Una mujer que tuvo una cesárea también fue dueña de su parto y pese a los dolores y la incomodidad hace todo para estar con su hijo, ponerle al pecho y estar presente en el aquí y el ahora de las primeras horas de vida de su bebé.
Independiente al parto, todas las madres son idolas.
Porque estar embarazada y parir es un notable acontecimiento en la vida de una mujer.
Sin importad qué tipo de parto experimentó.
Constanza Díaz Hauser

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest