Testimonio: “Una matrona me enseñó que dar teta no te hace mejor ni peor madre”.

Tengo 36 años, soy profesora de Historia y tengo 4 hijos.  Cuando tuve a mis tres hijos mayores  me encontré cara a cara con el juicio público y la tremenda presión de de darle teta a mis niños hasta los dos años. Me decían que si no lo hacía sería mala madre. Y lo creí. Porque toda la gente que me rodeaba e incluso el personal médico que me atendió decía eso. Sin embargo, con mucho dolor dejé de  darles teta a los 6 meses porque estudiaba y trabajaba a la vez y no podía seguir amamantando a mis niños.
Ahora que fui mamá por cuarta vez sentí ese miedo. Quedé bastante traumada con el juicio público con respecto a la lactancia materna y me asustaba que incluso mi círculo cercano me cuestionara. Porque no sé por qué todos se sienten con derecho de opinar y juzgar cuando una es mamá.

En el momento de parir, con mi marido recibimos el mejor consejo de la matrona que nos atendió ese día en la clínica. Yo no lo podía creer porque esperaba la presión y la obligación de todos con respecto a dar pecho. Como siempre lo sentí.
¿Le darás solo tetita?- me preguntó la matrona.
Sí, respondí automáticamente.
No te lo aconsejo- me dijo ella.
Quedé atónita.  En mis partos anteriores te forzaban al “dar,  no importa que duela”, o me decían frases tales como “pero si hasta las perras alimentan de pura teta a sus crías”.
Y la matrona continuo: Antes de ser madre eres mujer,  si te duele,  no le des,  sácate leche, dale mamadera,  deja que él papá sea parte del proceso,  que alimente al bebé que. Que tu hijo los sienta tranquilos,  relajados,  que sienta tu felicidad y no tu frustración, si tu leche no lo engorda no sufras…pasa.  Lo importante es que sean felices,  el bebé percibirá eso y también se desarrollará feliz.
Al segundo día tenía mucha leche,  y con unas amapolas y mamadera logré recolectarla. No olvidaré nunca la cara de mi marido de felicidad máxima al alimentar a su hijo,  lloraba de alegría. Así  lo hicimos  una mamadera al día  sólo para que ellos disfrutaran el sentirse cerca,  hasta el quinto mes donde comenzó a tomar relleno y fuimos incorporando a toda la familia en darle su leche, nuestras hijas,  mi suegra,  todos.
La tranquilidad al salir, volver al trabajo, que todos colaboren  es maravilloso.
Dar teta no te hace ni mejor ni peor mamá, es una opción y para todas es distinto y especial.
Isabel Morales

Mamá de cuatro

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest