Testimonio: “Me arrepentí de ser mamá”

Tengo 24 años. Soy mamá soltera. Apenas supe de mi embarazo, el papá de mi hijo se desapareció. Me dijo que no estaba en sus planes ser papá. Me pidió que abortara. Incluso, me consiguió unas pastillas abortivas. Pero yo me negué. Tuvimos una discusión muy fea y se fue. Me dijo que no podía obligarlo a ser papá. No me llamó más. Me bloqueó de todos lados. En definitiva, abortó a su hijo y yo me quedé sola.

Nos conocimos en la universidad. Nunca tuvimos una relación formal. Nos veíamos de vez en cuando, siempre terminábamos en la cama. Lo pasábamos bien. Nos cuidábamos con condón. Hasta que falló y quedé embarazada.

Lucas hoy tiene un  año y once meses.  Lo adoro pero estoy arrepentida de ser mamá. Por qué se preguntarán ustedes.

Pues no es por falta de amor porque yo amo a mi hijo y doy todo por él, pero la vida, la sociedad, mi familia y mis amigas me han dado vuelta la espalda. Criar sola es sumamente difícil. Yo soy paramedico y encontrar trabajo me ha resultado imposible. Nadie me quiere contratar cuando saben que soy mamá. Hago trabajos esporádicos pero no tengo nada estable. Además, no tengo quien cuide a mi hijo. Mi mamá me dice que está vieja y que no puede hacerse cargo de un bebé. Me recrimina y me echa la culpa por haber quedado embarazada. Me dice que por qué no me cuidé. Yo me cuidé pero el método fallo. Mi mamá me hace la vida imposible.

Mi hijo aún toma pecho y me cuesta mucho dejarlo con alguien más. La única persona que lo cuida por ratos es mi hermana menor. Pero Lucas no quiere estar con ella porque quiere teta-teta y no acepta mamadera.

Me deprimo, lloro de rabia e impotencia. Me siento estancada, me siento en un hoyo sin salida. Me da rabia que el papá sigue con su vida como si nada. Pensé en demandarlo pero me arrepentí. ¿Para qué obligar a alguien a querer a un hijo? A mis amigas nunca las veo, estoy encerrada criando. Yo sé que mi hijo no tiene la culpa de esto, pero estoy arrepentida de haberlo tenido. Nunca imaginé que todo fuera tan duro, tan hostil. Hay días en que lo único que hago es llorar. Siento que estoy perdiendo mi vida encerrada en estas cuatro paredes.

Confieso qus me siento la peor madre de todas por tener estos sentimientos. Sé que mi hijo no se merece esto pero no quería ser mamá. Nunca quise serlo. Tenía otros planes para mí. Puse el hombro porque el aborto no fue una opción para mi. Sin embargo, con mucha culpa hoy digo que me arrepentí de ser mamá.

Carolina, 24 años

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest