Testimonio: Fui mamá a través de un donante de espermios

Cada día son más las mujeres que se atreven a ser madres solas. Mujeres profesionales, que ya pasaron la barrera de los treinta años y que no quieren seguir esperando por una pareja para convertirse en madres. Mujeres fuertes y decididas que han cumplido su sueño de tener un hijo con la ayuda de un donante. Éste es el testimonio de una de ellas quien en forma anónima para proteger a su hijo, relata su historia:

“Desde pequeña supe que sería muy difícil tener hijos, casi imposible si hubiese sido en esos años. Por diversas enfermedades de la infancia mis trompas estaban destruidas.
Cuando ya fui adulta a mis 32 años tenía pareja estable,, vivíamos juntos, tenía mi departamento propio, un trabajo seguro, había disfrutado los frutos de él y era una mujer independiente económicamente.  Aun joven decidí  intentar cumplir mis más grandes sueños: ser madre.
Mi pareja de ese entonces no quizo acompañarme en este proyecto de vida, el aun no se sentía preparado, dijo y con el dolor de mi alma terminé esa relación de quince años.
Acudí donde mi ginecólogo quien hacía años atrás ya me había congelado mis óvulos (producto de un tratamiento de quimioterapia me indicaron congelarlos antes de iniciarlo.)
El me indico que las posibilidades de exito de un tratamiento FIV (in vitro) pasado.los 35 años bajaban considerablemente y era muy difícill que resultara, considerando que yo ya estaba rondando esa edad y que mis ganas de ser mama eran muchas, me comentó la posibilidad de realizarlo con un donante de esperma,  lo miré como si estuviera un extraterrestre delante mío, era una posibilidad que nunca se pasó por mi mente, algo que sólo había escuchado en películas o en la tele.
Me contó que hoy en día muchas mujeres como yo jóvenes, independientes, que están en los treinta y tantos y no han encontrado una pareja estable para formar familia acuden a esta alternativa. El banco de semen es de Estados Unidos uno muy conocido que vende sus muestras a todo el mundo y tiene donantes de todas las razas y nacionalidades, es muy riguroso en sus controles de selección de donantes.
Acepte después de pensarlo una semana, conversé con mi madre, mejor amigo y claro mi almohada, volví a la consulta de mi médico en la clínica IVI en Santiago y comenzamos el proceso del tratamiento el cual fue así:

Iniciar la terapia hormonal, preparar artificialmente mi útero y hacer seguimiento de éste, a las cuatro semanas elegimos el donante, me preguntó características generales de cómo quería que fuese, raza, estatura, color de ojos, color de pelo.
Le mostré una fotografía de mis sobrinos para que fuese similar a ellos y mi hijo se pareciera a sus primos.
Y al mes y medio se fecundaron mis óvulos con los espermios  del donante.  A los 5 días entré a pabellón y me realizaron la transferencia del embrión que mejores características biológicas tenia, fue sólo uno ya que mi médico siempre estuvo muy seguro que resultaría y no quería que fuese un embarazo múltiple dado mis antecedentes médicos anteriores.
Ese momento fue mágico, jamás lo olvidaré, el instante que ves en el monitor cómo deja un puntito de luz muy brillante en tu vientre, ¡¡era mi hijo!!
Mi médico se me acercó muy tiernamente me acarició mi vientre y me dijo ésta es la primera fotografía de tu hijo, ya eres mamá.  Mis lágrimas corrían y mi vida a partir de ese momento cambió radicalmente.
A los quince días después de estar en reposo ligero, sin movimientos bruscos, me realicé el examen de sangre para saber si mi porotito se había afirmado, salió positivo y todo iba viento en popa.
A partir de ahi todo se manejó como un embarazo normal, controles periódicos  y después de.39 semanas nació mi pequeño milagro, un niño hermoso, sano y muy grande.
Con los meses empecé a reconocer a ese pequeño ser humano, tenía parecidos físicos que no eran míos y que no conocía.  Era muy divertido imaginaba a través de él cómo seria su donante, supe de.inmediato que era alto y robusto ya que mi hijo era así y averigué  por medio del IVI el número de identificación del donante y así en el banco de esperma de EEUU me dieron información general.de él, una fotografía de cuando tenía 5 años, ficha médica de él y su familia y a que se dedica y fecha de nacimiento.
Sin querer me contactó una madre que usó el mismo donante y tienen un grupo en Facebook con todas las familias y los hermanos de mi hijo.
Son iguales todos se parecen muchísimo es increíble, son 14 hasta ahora y mi hijo es el único extranjero los demás  todos americanos. Tenemos contacto muy fluido, se comparten fotografías e información si alguno de  los niños estuvo enfermo, ellos dicen que somos una gran familia después de todo son hermanos biológicos.
Esto lo guardo muy bien y si algún día mi hijo necesita saber y conocer a sus hermanos tengo toda la información para ayudarlo, pero sólo si me lo pidiera.
Con mi pareja de hoy que es el padre de crianza de mi hijo y legal porque lo reconoció, decidimos contarle siempre la verdad, aun es pequeño pero cuando empiece hacer preguntas lo haremos, asesorados por un especialista en estos temas.
Hoy en.dia puedo decir que fue la mejor decisión que tomé en la vida, que gracias a Dios el miedo a lo desconocido no me frenó y que hoy existen muchas maneras de hacer familia, todas válidas. La ciencia puede ayudarnos y caí en las mejores manos mi médico, me ayudó, contuvo y tranquilizó, fue muy  empático, estoy muy agradecida de él pero sobretodo del donante, sin ellos no podrían hacer realidad miles de familias en el mundo.
Los sueños sí se cumplen”.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest