Testimonio: “De chica escuché a mis padres teniendo relaciones sexuales y aún siento rechazo hacia mi madre”

MPor muchos años sentí rechazo hacia mi mamá. No me gustaba que me abrazara y que me tocara. Tampoco soportaba que me hablara de sexualidad. De adulta tuve que hacer terapia y descubrir con mi psicóloga por qué me pasaba todo esto. Fue un gran trabajo interior dada la herida que dejaron mis padres en mí.

Cuando era chica escuché, vi y sentí cómo mis padres tenían relaciones sexuales. Y fue horroroso para mí. Ellos pensaban que subiendo el volumen de la tele o la radio, yo no iba a escuchar nada y pasaban piola. Pero estaban equivocados. Mi papá trabajaba fuera de la ciudad, Yo odiaba cuando llegaba porque sabía lo que pasaría. Vivía aterrada.

Una vez le pregunté a mi psicóloga que por qué sentía rechazo con mi mamá y no tanto con mi papá y ella me dijo que  es porque hay una imagen protectora que tiene que ver con género. “Tu mamá no te protegió, pero ambos violaron tu infancia. Sin quererlo, pero lo hicieron”. Claramente no era la intención de ellos y nunca pensaron que yo escuchaba todo, pero sí lo hice y no me atreví a decirlo en ese momento.

Los niños nunca debieran ver o escuchar a sus padres teniendo sexo, eso de que es algo natural es absurdo. ¿Ustedes le mostrarían una película pornográfica a sus niños? Yo creo que no. Como padres, debemos ser cuidadosos con el tema.

No vale la pena dañar la infancia de un niño para “mantener viva la llama”, o porque el marido se va a aburrir e ir con otra. Si el hombre no entiende esto, es porque no entiende nada de la vida y mejor que se vaya. Porque un hombre así no vale la pena. Debemos proteger a nuestros niños. siempre. La integridad de los hijos está por sobre todo.

Yo soy una mujer adulta y soy mamá y aún no puedo superar lo vivido.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.