Soy mamá, trabajo fuera de casa y me hacen sentir como si fuera un pecado

Soy mamá soltera, tengo 23 años y un pequeño de 3. Trabajo porque tengo que trabajar. Trabajo por mi hijo y por mí, para salir adelante y aún así, todos me juzgan y me apuntan con el dedo por dejar a mi hijo para ir a trabajar. Me siento pésima mamá. Estoy cansada de los reproches. Como si fuera fácil para mí sacar a mi hijo tan temprano para irlo a dejar al jardín infantil. Me desvivo por mi niño, corro todo el día por él. Tengo turno en la mañana para estar juntos pero hasta las tías en el jardín me hacen sentir mal por dejarlo “todo el día solo”, como me han dicho.

-Su hijo no quiere comer, pensamos que es porque lo deja todo el día acá- me dijeron. Me sentí la peor mamá del mundo.

Recibo pachotadas por parte de mi suegra constantemente porque trabajo y ella se quedó siempre con sus hijos en la casa. Ella fue una madre “presente”, me dice.

Nasie sabe lo que duele ser enjuiciada de esa manera. Duele muchísimo. Me encantaría vivir del amor que le tengo a mi hijo pero no se puede. Se vive de dinero y tenemos que comer y pagar cuentas entre muchas cosas más. Me parto el lomo para criar a mi hijo yo sola y cumplir con todos mis roles. Cuando llego a casa jugamos juntos, le pregunto qué hizo en el jardín, me preocupo de la casa y de pasar tiempo de calidad con mi hijo.

Nadie sabe lo que se siente ser juzgada así por tus mismos pares. Falta empatía, falta ponerse en los zapatos de la otra. Todos critican desde la vereda del frente. Es doloroso. Me alegro por las mamás que se quedan en casa criando y pueden hacerlo porque tienen apoyo económico. Pero, ¿las que no lo tenemos? ¿Acaso somos malas madres por dejar a nuestros hijos para ir a trabajar? Cómo vamos a pedir respeto si no respetan a las madres trabajadoras.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.