Sobreviviendo a un divorcio, tips para padres e hijos

Toda separación o divorcio es difícil, la vida que construiste con otro de pronto ya no se sostiene más. Los proyectos y sueños que tenías se ven desdibujados y cuesta mucho mirar hacia adelante.

Más difícil aún es cuando hay hijos de por medio. Sabemos como adultos que es un proceso doloroso, pero no queremos traspasar ese dolor a nuestros hijos. ¿Cómo enfrentamos el proceso de divorcio como mujeres y como madres?

Lo primero es aceptar que se está atravesando por un momento difícil en la vida, una crisis. Mirar la separación como un duelo, porque es efectivamente la pérdida de un proyecto de vida en común con la pareja y el tipo de familia que hasta ese momento se había desarrollado. Entenderlo así es asumirlo como un proceso más que como una situación puntual, que tomará tiempo para ser asimilado e integrado en la historia de vida.

Para afrontar el divorcio de una manera constructiva es necesario centrarse en dos importantes factores: el cuidado de los niños y el autocuidado.

Con los niños es importante:

– Considerar que también es un proceso de pérdida para ellos y que, aunque lo vivan de manera distinta que los adultos, tiene repercusiones en su vida, por lo tanto hay que estar atenta a sus emociones, saber contener, apoyar, estar ahí para resolver sus dudas, miedos e inseguridades, mostrarse dispuesta a acompañarlos en lo que están sintiendo y a ayudarlos en el proceso.

– Actuar de acuerdo a la edad que tienen y las necesidades que manifiesten, contestar sus preguntas y explicarles todo lo que necesiten saber, enfatizando que es una decisión de adultos y que no es su culpa o responsabilidad.

– Mantener una actitud positiva con el padre y su familia, procurando no descalificarlos ni criticarlos en presencia de los niños, recordando que tienen vínculos permanentes con nuestros hijos y que es beneficioso para su salud y desarrollo emocional tener buenas relaciones con su padre, tíos, primos y abuelos.

– Informarse con fuentes confiables y adecuadas sobre los procedimientos legales y lo correspondiente a los dineros y visitas.

Para cuidarse como mujer es importante:

– Establecer redes de apoyo sociales y familiares, tener personas de confianza con quien conversar, desahogarse o ayudar con el cuidado de los niños.

– Buscar actividades para despejar la mente y distraerse, aunque sean pequeños momentos.

– Quererse y aceptarse, reconocer los aspectos positivos que se entregaron a la relación y los buenos momentos vividos, mirar los errores como instancias de aprendizaje más que culpas o reproches.

Las crisis son oportunidades de cambio y crecimiento en la vida, lo que hoy se ve imposible con el tiempo será manejable y habremos aprendido a superarlo, y enseñado a nuestros hijos como salir delante de situaciones complejas.

No olvides buscar apoyo psicológico para ti o para tus hijos si es necesario, si ves que los niños sufren en exceso o si no te sientes capaz de enfrentarlo pide ayuda.

Natalia Martini

Psicóloga clínica

natalia.martini.c@gmail.com

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest