Si tan sólo le hubiera dado una mamadera con fórmula no hubiera muerto

Todas sabemos lo importante que es la leche materna para nuestros hijos, sin embargo, hay situaciones en que la madre no puede alimentar correctamente al bebé  y es ahí cuando se requiere leche de fórmula, por su salud, por su vida. Acá, un testimonio de una madre que perdió a su hijo recién nacido por no haberle dado leche de fórmula pensando que sólo la leche materna lo alimentaría. Esta es su historia:

Luego de cinco años de haber perdido a su bebé, Jillian Johnson habla por primera vez de manera pública de lo que le sucedió para crear conciencia en otras madres y para que no vuelva a suceder lo que a elloa le sucedió: la muerte de su hijo Landon de apenas pocos días de nacido por deshidratación. Algo terrible que nadie quiere experimentar nunca en esta vida. La muerte de un hijo, sin duda, lo peor que le puede pasar a un ser humano.

Jillian se preparó como toda mujer se prepara para la llegada de su primer hijo. Leyó y estudió y decidió que ella daría sólo pecho porque era lo mejor para su bebé. Pero Jillian no producía suficiente leche, su leche no estaba alimentando a Landon. El bebé lloraba y Jillian lo tenía al pecho todo el día y toda la noche. La madre pensaba que de esa manera su hijo se estaba alimentando bien, a pesar de haber sido advertida en el hospital que tenía problemas para producir leche y que el bebé había bajado de peso desde su nacimiento. El pequeño Landon estaba constantemente al pecho de su madre pero nadie sabía que el niño estaba muriendo de a poco pues no estaba recibiendo lo que necesitaba. Cuando llegaron a casa, la madre primeriza continúo en la misma dinámica, con Landon llorando y ella teníendolo al pecho para alimentarlo. Doce horas después, el pequeño hizo un paro cardíaco producto de la deshidratación que tenía.

Luego la madre diría: ¿Sabías que no es normal que los recién nacidos lloren todo el día? Yo no tenía idea que él lloraba porque se estaba, literalmente, muriendo de hambre, si tan sólo hubiera sabido…” Landon fue llevado de urgencia al hospital, se puso azul, no tenía pulso. Después de 15 días conectado a máquinas, Landon falleció.

“El mejor consejo que me dieron en la UCI del hospital fue que la leche materna es lo mejor, eso no es cuestionable, pero seguida por una mamadera de fórmula, de esta manera tú sabes y te aseguras que tu bebé está alimentándose bien y de manera correcta y no se va a morir como se murió mi hijo, de hambre”.

Cinco años después, la mujer aún lucha con la culpa que siente por no haberle dado una mamadera de leche de tarro a su hijo y haber pensado que su llanto era normal, pero no, no era normal, un bebé no debe llorar de esa manera. Él lloraba de hambre y nadie le dio lo que necesitaba.

“Todavía lucho todos los días con la culpa y la sensación que le fallé”.

 

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest