Ser madre y ley de Murphy

La maternidad y cómo no siempre las cosas resultan como las planeaste

Con la maternidad nunca sabes lo que sucederá hasta último minuto.
Los niños son impredecibles y la naturaleza también.
Acá una lista de cosas que podrían haber salido bien pero salieron mal.
Tal vez, en más de algunos de estos puntos alguna mamá se va a sentir identificada.

1. Crees que tu bebé va a comenzar a dormir de corrido toda la noche cuando cumpla 6 meses.
Pero cumple seis meses, un año, dos años y cuatro años y aún despierta y te despierta a ti y se va a tu cama y te das cuenta que dormir de corrido es una ilusión.
2. Acuestas a tus hijos más tarde de que de costumbre para que a la mañana siguiente se despierten más tarde de lo habitual y así tú poder dormir porque hace meses y años que no duermes.
Y sin embargo, ellos, como si tuvieran un reloj insertado en alguna parte de su organismo, despiertan a las 7:00 de la mañana en punto.
Sin importar a la hora que se duerman peo la noche.
3. Es feriado.
Quieres descansar.
Pero desde que eres madre que en los feriados no descansas nada y hasta comienzas a odiarlos un poco porque cuando más tienes que trabajar, es en los días feriados.

4. Llegaron las vacaciones.
Te vas a la playa con tus niños.
Quieres y necesitas descansar.
Llevas un libro que compraste hace un año y aún no puedes comenzar a leer.
Luego de una semana en la costa, regresas a tu casa más cansada de como te fuiste y el libro sin leer.
Necesitas vacaciones de las vacaciones.

5. Llega la noche.
Tus hijos se durmieron temprano. Milagro.
Estuviste con sueño todo el día. Y sólo deseabas acostarte y dormir.
El cansancio te supera.
La casa está en silencio.
Te metes a la cama. Pasan los minutos. Y no logras conciliar el sueño.
Pasan las horas.
Y sigues desvelada.
No te duermes hasta pasada las tres de la mañana.
Y a eso de las cuatro, tu hijo te dice que quiere hacer pipí.
6. Estás embarazada.
Llevas meses preparando tu parto.
No quieres anestesia. No quieres medicamentos.
Llega el día del nacimiento de tu bebé.
Luego de horas de trabajo de parto, te trasladan a pabellón y realizan una cesárea de emergencia.
Tus planes de un parto natural, libre y tuyo, se esfumaron en una mañana.
7. Durante los meses de tu embarazo te preparaste para darle lactancia materna exclusiva a tu hijo. Recopilaste toda la información posible.
Estás lista para alimentar a tu bebé porque sabes que es lo mejor para él.
Sin embargo, a las pocas semanas de vida le das leche de fórmula. Junto con un poco de tu leche, pero la mayor parte del tiempo tu bebé recibe leche de tarro. Hasta qué se te corta la leche y sólo se alimenta con fórmula.
Hiciste lo que pudiste. Y no tuviste más opción.
8. Llevas meses ahorrando dinero con tu pareja para ese viaje que siempre soñaste.
Ya compraron los pasajes. Reservaron el hotel.
Tienen las maletas listas.
Y justo, la noche anterior a partir, tu hijo vuela en fiebre. No se le baja con nada. Ni siquiera con el Diclofenaco que siempre ha funcionado.
Adiós vacaciones soñadas.
Hasta nuevo aviso.
9. Esto me pasó a mi con mi hijo Tomás cuando cumplió cuatro años hace pocos meses atrás:
Viene el cumpleaños de tu hijo.
Por primera vez deciden celebrarlo con sus amigos.
Invitan al curso entero.
Reservan un local de cumpleaños.
Compras la decoración, globos, sorpresas, piñatas. La torta con forma de dinosaurio como él quería.
Llega el día esperado. Pero tu hijo amanece decaído. Tienes los ojos brillantes y las mejillas rojas. Está hirviendo.
Le pones el termómetro y ves que tiene 39 grados de fiebre.
Se suspende el cumpleaños hasta una próxima oportunidad.

Constanza Díaz

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest