Reserva ovárica y cuando pasa el tiempo, ¿congelarías tus óvulos?

Reserva ovárica, ¿congelarías tus óvulos?

Uno de los peores diagnósticos en reproducción es el de baja reserva ovárica, muy relacionado con la edad de la mujer y la postergación de la maternidad en la vida moderna. En esta columna hablaremos sobre la reserva ovárica y cómo preservar la fertilidad para poder ser madres después de los 35-40 años.

 

  1. ¿Qué es la reserva ovárica?
  1. La reserva ovárica es la cantidad de oocitos u óvulos que posee una mujer en un momento determinado de su vida reproductiva. La mujer nace con una cantidad de folículos o huevitos (aprox. 500.000-1.000.000), en la pubertad la cantidad de folículos ha disminuido a 300-400.000 aprox., y a los 37 años quedan sólo 25.000 oocitos aprox. Una vez que llega la menopausia, la cantidad de folículos es de alrededor de 1000. Cada folículo tiene un óvulo en su interior y la mujer ovula alrededor de 450 oocitos en su vida reproductiva. Por lo tanto, menos del 1% de los oocitos se ovulan, y más del 99% se pierden por mecanismos de apoptosis o muerte celular programada, sin que estos lleguen a madurar o ser ovulados. En resumen, la mujer nace con una cantidad de óvulos, y después de los 35-37 años, la pérdida de oocitos se acelera, disminuyendo importantemente las posibilidades de embarazo y aumentando las posibilidades de abortos (por mala calidad o alteraciones cromosómicas de los óvulos). Desde los 40 años en adelante, la posibilidad de embarazo mensual cae bajo el 5% y es normal que llegue la menopausia, momento en que la mujer deja de ovular y en consecuencia no se puede embarazar en forma espontánea o con sus propios oocitos.

 

  1. ¿Cómo se mide la reserva ovárica?

 

  1. La reserva ovárica es distinta en cada mujer y se puede medir en forma individual con 2 exámenes complementarios. Uno es la ecografía transvaginal con recuento de folículos antrales, hecha por un especialista en medicina reproductiva. En este examen se cuentan los folículos menores de 8-9 mm presentes en los ovarios, y esto sirve para estimar si la reserva ovárica es normal o baja. El examen se realiza entre 3º y 5º día del ciclo menstrual (el primer día del ciclo es el primer día de regla). Un recuento total de folículos de 8 o superior es normal. Un recuento de 7 o menos folículos es un bajo recuento y quiere decir que la reserva ovárica es baja.

El otro examen es la AMH u hormona antimülleriana, que se mide en sangre en cualquier momento del ciclo menstrual. Dependiendo del laboratorio, en general, una AMH menor de 0.7-1 ng/ml indica baja reserva ovárica.

 

  1. ¿Qué consecuencias trae tener una baja reserva ovárica?

 

  1. Como dijimos en un principio, la baja reserva ovárica es uno de los peores diagnósticos en reproducción porque disminuye mucho las chances de embarazo sea cual sea el tratamiento que se intente con los óvulos propios. Además aumentan las posibilidades de aborto en caso de lograr un embarazo. Por ejemplo, si una mujer tiene baja reserva ovárica e infertilidad (más de un año sin lograr embarazarse en forma natural), su chance natural de embarazo baja a menos de un 5% al mes, siendo la chance natural de embarazo en una mujer con reserva ovárica normal y sin infertilidad de un 15-20% al mes. En caso de hacer tratamiento de baja complejidad o inseminación intrauterina, la posibilidad habitual de embarazo es de 15-20% por cada inseminación; pero con baja reserva ovárica, la posibilidad es de 5-10%. Y en caso de hacer fertilización in vitro, la tasa habitual de embarazo es de 35-40%; pero con baja reserva ovárica, la chance baja a 20% o menos.

Otra consecuencia de tener baja reserva ovárica a edades tempranas (antes de los 37 años), es que muy probablemente evolucionará a falla o insuficiencia ovárica prematura o “menopausia precoz”, que es parecido a tener la menopausia, pero antes de los 40 años. La insuficiencia ovárica prematura, a diferencia de la menopausia fisiológica o natural (después de los 40 años), no es un diagnóstico definitivo, pues un 10% de estas mujeres se pueden embarazar en forma espontánea, al tener ciclos ovulatorios impredecibles; pero no existe ningún tratamiento para poder aumentar las posibilidades de embarazo en estas pacientes. Por otro lado, la falla ovárica prematura auemnta el riesgo de padecer osteoporosis a edades tempranas, y por lo tanto requiere tratamiento con terapia de reemplazo hormonal, al que sirve para prevenir la osteoporosis y también para tratar los síntomas como bochornos, dolores de cabeza, sequedad vaginal y de la piel, entre otros.

 

  1. ¿De qué depende tener una reserva ovárica normal o baja?

 

  1. El principal factor que influye en la reserva ovárica es la edad de la mujer. Después de los 37 años es habitual encontrar una baja reserva ovárica. Antes de los 37 años, no es normal tener una baja reserva ovárica, pero menos frecuentemente, el diagnóstico se encuentra igual a edades tempranas. Otro factor importante es el genético. Si una mujer tiene a su madre, tías maternas o hermanas que han padecido de falla ovárica prematura o menopausia precoz, o que tengan diagnóstico de baja reserva ovárica, entonces su posibilidad de presentar baja reserva ovárica y luego falla ovárica prematura es mayor, por lo que es conveniente que consulte un especialista en medicina reproductiva. Algunas enfermedades que pueden causar una baja reserva ovárica son la endometriosis que afecta a los ovarios (endometriomas) y cualquier enfermedad que afecte a los ovarios y necesite cirugía ovárica, como quistes o tumores ováricos de distinto tipo o infecciones ginecológicas que afecten a las trompas y ovarios, causando abscesos tubo-ováricos. También algunos cánceres ginecológicos o de distintos tipos (linfoma, leucemia y otros), que requieren quimio o radioterapia, pueden afectar la reserva ovárica.

 

  1. ¿Cómo se puede prevenir la disminución de la reserva ovárica?

 

  1. Hasta la fecha no existe ninguna forma de prevenir el descenso natural de la reserva ovárica que sucede con el paso del tiempo. Tampoco se puede aumentar la reserva ovárica en algún momento determinado, pues la pérdida de folículos es irreversible. El principal tratamiento actual para intentar preservar la fertilidad y poder ser madre o tener mejor posibilidad de embarazo después de los 35-37 años, en caso de decidir postergar la maternidad, es la vitrificación o congelación de oocitos o embriones (en caso de tener pareja), ojalá hecho antes de los 35 años.

 

  1. ¿Qué es la vitrificación de oocitos?

 

  1. Es una técnica de congelación de óvulos ultra-rápida. Para esto, se debe realizar primero un ciclo de estimulación ovárica con hormonas inyectables durante 10 a 14 días aprox., y una vez que maduran varios folículos, se realiza una aspiración folicular o punción ovárica bajo anestesia en pabellón, para obtener los óvulos desde el ovario. Luego los oocitos se congelan en el laboratorio y quedan guardados hasta que se decida utilizarlos y fecundarlos mediante fertilización in vitro. El ideal es congelar óvulos antes de los 35 años, pero también se puede hacer a edades más avanzadas. Si se congela un número de 10-12 oocitos la posibilidad futura de embarazo con esos óvulos, será del orden del 40-50%. Si se realizan varios ciclos de vitrificación o si se congelan más de 15-20 oocitos, la tasa de embarazo puede ser mayor y alcanzar un 70-80% aprox., una vez que se descongelen y se fecunden. Si se congela una baja cantidad de oocitos (menos de 8), la posibilidad de embarazo será de menos de 20-25%. La cantidad de oocitos que se congelan varían según la reserva ovárica de cada mujer, y es por esto, que siempre es mejor congelar óvulos antes de los 35 años, pues la reserva ovárica promedio en edades jóvenes es mucho mejor y tanto la cantidad como la calidad de esos huevitos será mejor.

 

  1. La gran conclusión de esta nota es que el ideal es no postergar la maternidad y ser madres antes de los 35 años. En caso de querer postergar la maternidad por la razón que sea, se debe estar consciente de que a mayor edad la posibilidad de embarazo será menor, sobre todo después de los 37 años, y en ese caso, es importante consultar un experto en medicina reproductiva y evaluar la vitrificación de oocitos para tener mejores posibilidades de embarazo en el futuro, pero sabiendo que este tratamiento no garantiza la maternidad.

Doctor Reinaldo González Ramos

Consultas y dudas: rgonzalez@centrodefertilidad.cl

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest