Querida suegra, usted ya crió a sus hijos. Déjeme criar ahora a los míos sin su intervención

Sé que los quiere. Sé que se preocupa por ellos. Sé que quiere lo mejor para ellos, sus nietos. Pero a mí me tiene harta su actitud. Porque sus nietos no son sus hijos. Son nietos, los hijos de su hijito regalón. Estos niños que yo sé que usted adora, son MIS hijos, yo soy la mamá y no necesito que nadie los críe por mí y especialmente, no quiero que nadie pase por sobre mi persona.

Estoy aburrida que me diga que todo lo hago mal y que “yo no sé”. Estoy aburrida que piense que usted es la única persona en este mundo que sabe hacerle comidas a mis niños, es la única persona en el mundo que sabe hacerlos dormir y criarlos. ¡No!

Yo también puedo. Y aunque no tenga la experiencia, debo y quiero aprender. Porque reitero, son mis hijos y yo soy su mamá. Si yo digo que no quiero que tomen gaseosas, NO les dé gaseosas. ¿Cómo cuesta tanto entender? No llene a mis niños de azúcar y pan. No me desautorice frente a ellos. Si yo digo que a las nueve tienen que estar durmiendo. No me diga usted que soy una exagerada y que pobrecitos. Yo soy la mamá. Yo sé lo que hago y por qué lo hago.

Usted ya crió. Usted ya educó. Feliz de que sea una abuela participativa pero, el rol de madre, déjemelo a mí.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.