Que no te ganen las estrías: tips y secretos para mantenerlas a raya

Por Carolina Rodríguez Cobo

 Mi mayor temor estético cuando me enteré que estaba embarazada tenía que ver con la aparición de las estrías y las indelebles marcas que dejan en la piel. Sobre todo a esas de color rosado que, disculpando la expresión,  parecen “lombrices adosadas a la piel”.

Creo que este es y fue el temor de muchas, quedar marcada, algo así como “las rayas del tigre”. Pues bien, apenas empezó a avanzar mi gravidez me preocupé en extremo de mantener hidratada la piel sobre todo la panza para evitarlas o al menos si es que aparecían no fuesen tantas. Y lo logré.

Leí por ahí que un destacado dermatólogo decía que durante el embarazo la clave no era gastar en las cremas más caras contra las estrías que nos ofrece el mercado, sino que mantener hidratada la piel que se expandía con el embarazo, vale decir, barriga, pechos, glúteos, muslos , brazos. Y ser constante con ello.

Pues digámoslo bien, ninguna de nosotras con el ajetreo diario dispone de un tiempo holgado para dedicarse al encremamiento del cuerpo. Siempre es una tarea que una evita, salvo ahora que existen esas cremas que te las puedes aplicar mientras te bañas y evitas el efecto pegote con la ropa.

Pues bien, felizmente hay algunos remedios caseros que pueden ayudarnos a combatirlas o al menos atenuarlas.

Lo primero, comer más frutas y verduras frescas, dado que mejoran la textura y la elasticidad de la piel. No consumir demasiados alimentos ricos en grasas (sé que la chatarra es rica, sobre todo en el embarazo donde uno se permite chanchear sin culpas). Las grasas se almacenan en el estómago,  piernas y glúteos favoreciendo la formación de las estrías.

También usar aceite de rosa mosqueta, aceite de coco, de almendras que son humectantes naturales, especiales para ayudar a regenerar la piel dañada por las estrías. Deben aplicarse diariamente después de la ducha. Yo usé generosamente el de coco, al menos tres veces al día y me dio excelentes resultados. Si bien me salieron estrías fueron mínimas considerando la gran panza que tuve. Por ahora, sigo usando el aceite de coco y lo alterno con una crema humectante para estrías. Y mal no me ha ido.

Lo otro, tomar mucha agua para mantener la piel bien hidratada. Ojalá los dos litros diarios que todos recomiendan. Aunque cueste. Sabemos que el agua en Chile no es de las más ricas, pero podemos disfrazar el sabor poniendo por ejemplo, unas rodajitas de limón.

Y por último, el ejercicio suave que es muy importante para mantener la elasticidad de la piel y sobre todo recomendable en el periodo prenatal pues ayuda a preparar el piso pélvico para poder soportar el alumbramiento.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest