¿Qué es ser madre? ¡Ser madre es un desmadre!

Eres madre y tu vida cambia para siempre. Olvídate de la vida que tenias antes porque jamás la volverás a vivir. Nace tu bebé y naces tú como mamá. Estás en la clínica, acabas de parir, tu cuerpo transformado en una materia irreconocible. Tu bebé en brazos. Te dan el alta, regresas a casa, sientes temor. ¿Cómo vas a cuidar a esa criatura? Y comienza el desmadre que no para nunca más. Tu vida se vuelve patas para arriba, tu casa se vuelve patas para arriba, tu relación de pareja, tu vida social, tu vida laboral. Todo se transforma en un verdadero desmadre. Ahí estás tú, con el bebé en el pecho, con la cocina llena de platos sin lavar, la ropa sucia amontonada. No puedes tomar una ducha, no puedes sentarte en el WC en paz, se te sale la leche, te duelen los pechos, después de tu post natal regresas al trabajo. Cargada de culpa, de leche, de agotamiento inhumano y extremo. Piensas en tu hijo y en lo horrorosa madre que eres por dejarlo en sala cuna. ¿Estará llorando? Corres a tomar el metro, retiras a tu hijo, con mucha culpa, llegas a casa, haces comida, ordenas, pero todo sigue igual porque te gana la partida el desorden. No tienes ayuda. Tu marido aún en el trabajo. El bebé llora. Lloras tú. Tienes hambre, sueño, frío, calor. Das pecho, bañas a tu bebé, le cantas. Lo adoras, ¿cómo se puede sentir tanto amor?

Estás agotada, necesitas un descanso. Un respiro, un tiempo para ti. Llega tu marido, comen, el bebé comienza a llorar. Le cambias el pañal. Los platos sucios, el bebé bota leche, le cambias de ropa.

En un acto de valentía, te embarazas otra vez. Tienes pánico. Comienzan los mareaos, náuseas, acidez, hambre, dolor. El bebé llora. Te preguntas si podrás con dos. La ropa sucia, los hermanos lloran, piden leche, piden tiempo y atención. Crecen, pelean, juegan, se adoran. No tienes tiempo ni para depilarte. Miras a tus niños dormir, los adoras, los hueles, los abrazas. Son mágicos y también quieres huir lo más lejos posible. Vas a trabajar, llevas a los niños al colegio, corres a la reunión de apoderados. Haces esfuerzos para no quedarte dormida. Llegas a casa, haces comida, lavas kilos y kilos de ropa de niños, ¿cómo ensucian tanto? Se acuestan juntos, les lees un cuento, los llenas de besos. Se duermen. Corres a remojar las legumbres para mañana, preparas colaciones, ordenas la cocina, guardas juguetes, te tomas un té. ¡Ser madre es un desmadre!

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest