Programación neurolinguistica para alcanzar nuestras metas

A veces pienso en Daniel Goleman quien en el año 95 puso en venta su libro Inteligencia Emocional y éste se esparció como un viral; y me pregunto ¿Se estará tirando los pelos? Porque de inteligencia emocional y autoestima muy poco sabemos o no le entendieron casi nada. También algunos profesionales de la psicología, en ocaciones han manoseado estos conceptos de una forma ligth.

La autoestima, es el SANO amor hacía uno mismo ¿Qué sería no sano? alguien que asegura tener buena autoestima porque dice todo lo que piensa y siente, sin importar, que piensan y sienten los demás porque se autodenomina “directo (a)”, carece de buena autoestima. Todo se puede decir, pero con prudencia, de lo contrario nos transformamos en narcisos y soberbios. La inteligencia emocional, es la capacidad adecuada que tenemos para enfrentar las diversas situaciones que la vida nos presenta. Las personas en su mayoría son reactivas, o sea, frente a una dificultad reaccionan con desbordes emocionales, por ejemplo: Insultar a alguien en frente de todos si nos dice algo que no nos gusta. Está bien de vez en cuando reaccionar, pero que sea nuestra constante forma de desenvolvernos en la vida, nos genera problemas. En cambio, una persona proactiva es la que previene una situación de conflicto o le da solución a un problema.

La invitación que hace la Neurociencia y la Programación Neurolingüística para recién hablar de autoestima e inteligencia emocional, es tener un Proyecto de Vida. Tal cual te enseñaron en el colegio o universidad a hacer un proyecto. Todo proyecto nace con una introducción de por qué lo estamos haciendo. Busca papel y lápiz,  ahora escribe ¿Por qué creo que quiero tener un proyecto de vida? Esa es tu introducción; algo muy sencillo puede ser “porque quiero ser feliz”. Luego escribe el objetivo general de tu proyecto de vida, ejemplo: “Ser feliz en todas las áreas de la vida y tener una vida cómoda”. Felicidades, haz dado el primer paso a desarrollar una inteligencia emocional estable en el tiempo.
Las áreas de la vida son: Personal (siempre primero), familiar, afectiva, emocional, laboral – académica, económico – financiero y espiritual. Te puedes preguntar ¿Y el deporte? eso es una sub área de lo personal, ¿Y la pareja? es sub área afectiva.
En cada área de vida tendremos metas; ejemplo Área Personal: Bajar de peso ¿Qué tengo que hacer para alcanzar esta meta? y pones las actividades a realizar, si no se te ocurre, pregunta a alguien de buen criterio o quien haya tenido una experiencia exitosa en esto. Luego poner en acción las actividades. Muchas personas me preguntan ¿Tengo que escribirlo? Sí, porque es la forma en como el lado izquierdo de tu cerebro entiende lo que quieres. Y aquí comenzamos con el lenguaje, TEMÓN, prepárate. ¿Cómo te enseñaron de pequeña (o)? ¡no corras! o ¡camina por favor! La primera ¿verdad?, hemos sido educados desde el NO, de lo prohibitivo desde el miedo, la desconfianza y el odio y aunque suene terrible, así es. Los padres dicen a sus hijos “No hables con extraños” ¿Qué debe entender un niño (a)? que todo extraño es malo ¿Necesariamente una persona que no conozco es mala? Entonces aquí viene el primer mito a destruir. El cerebro es incapaz de entender la palabra “NO” esto fue descubierto por el científico Karl Pribram de la Universidad de Standford; es más, es incapaz de negar una acción. Volvamos al ¡no corras! ¿Le has dicho alguna vez a un niño pequeño que no corra? ¿Qué hace el niño pequeño? ¡Exacto! corre más. Cuando digo esto en las charlas a profesores o apoderados, los signos de interrogación en su rostro son evidentes. Tener inteligencia emocional es tener un lenguaje adecuado que habla desde el amor, la confianza y la seguridad. ¿Qué tiene que ver esto con las metas? Todo; ya que para alcanzar metas nuestro cerebro se debe reprogramar con un lenguaje positivo.
  Siguiendo con el proyecto de vida, viene el paso de las frases positivas, si quiero dejar de ser gorda ¿será? ¡no quiero engordar más! o ¡día a día alcanzo el peso adecuado para mi cuerpo! bien, la segunda. Para alcanzar metas de ahora en adelante, te morderás la lengua antes de hablar y hablarás desde lo que deseas, lo que quieres, desde la confianza, la seguridad y el amor, ¿Te parece? También ya sabes por qué estabas fallando en tus resultado. Volver hablar como corresponde, como realmente entiende tu cerebro, requiere de un gran compromiso. Aquí me quiero detener ya que lo que te diré es muy importante. Espero puedas eliminar de tu vocabulario las palabras esfuerzo y sacrificio, ya que son conceptos mal empleados y el cerebro detesta esforzarse, frente a eso se rebela. Esfuerzo es ir en contra de la fuerza y sacrificio es casi estar muriendo. Una persona con sana autoestima cuando tiene una meta se compromete, le encanta cada actividad que realiza porque sabe lo que quiere. Si ves que te estás esforzando en algo, significa que has perdido el objetivo de tu meta o te confundiste de meta. entonces reemplazaremos la palabra esfuerzo por compromiso. Como ejercicio, en esta primera parte, si quieres tener un proyecto de vida poderoso y una sana autoestima te invito a que realices tu introducción, objetivo general, metas en cada área, actividades a realizar y hacerlas, además comenzar a cambiar tu lenguaje de negativo a positivo. Con eso ya tienes harto compromiso. Éxito en el logro de tus metas.
Yasmin Negrón Báez
Asistente Social
Licenciada en Programación Neurolingüística (miembro de NLP Society, USA)

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest