Por qué tenemos que preparar a nuestros hijos para la guerra

La vida es lo mas lindo que tenemos. Es un regalo. Un milagro si quieren. Siempre vale la pena vivirla. Nos sorprende, nos pone a prueba,  nos agota y nos recompensa. Es un camino, no un destino. No importa mucho donde llegues si no cómo llegues. A veces las peores tormentas te dan las mejores lecciones y aprendes a pisar  mucho más firme. La vida no es más que un aprendizaje sin fin. Una vez que uno entiende eso, y logra transmitírselo a sus hijos, tiene una batalla ganada.
Para los que somos padres, se nos exacerba un poco el miedo a la muerte. Porque nos sentimos indispensables para nuestros hijos. Y eso no deja de ser cierto… hasta que crecen.
Tu hijo va a depender o no de ti según las armas que le entregues para hacer frente a la vida. Que es una guerra. Puede sonar pesimista o catastrófico, pero no lo digo en ese sentido. Todo lo contrario. Me refiero a que en todos los caminos hay obstáculos.  A algunos les toca mas duro. A otros no tanto o quizá, estaban mejor preparados para enfrentar lo que pueda venir. En el mundo consumista y competitivo en el que hoy vivimos, a veces perdemos un poco el norte. Es muy común encontrarnos hablando de las notas de nuestros hijos, de lo que quieren estudiar, de cuántos hijos quieren tener o de la casa donde les gustaría vivir. Muy pocas veces nos preocupamos de cómo se sienten frente a esos desafíos, si realmente quieren estudiar o formar una familia, o más importante aun, de qué cosas les provocan pena, miedo, ira, desilusión. Con qué sueñan o qué quisieran lograr y cómo. De su parte más emocional y para algunos, espiritual.
En un mundo donde la gente puede matar por plata, política, religión y muchas más cosas es importante armar a los hijos con la desconfianza frente a cierta gente, con la seguridad en si mismos, con la tolerancia a la frustración, con la perseverancia, con el amor infinito por su familia y con el agradecimiento. Siempre les digo a mis hijos que mi palabra favorita es GRACIAS.  Porque es potente. Porque resume todo. Porque nadie que sabe, entiende, valora y agradece lo que es y lo que tiene puede botarlo tan fácilmente una tormenta. Porque el decir gracias todos los días da una energía y una entereza que uno no sabia que existía.  Porque armar a los hijos con amor, con compasión, con tolerancia les puede abrir los ojos a un mundo nuevo. Porque las tormentas se pueden vivir en paz si uno está bien armado. Aunque suene paradójico. Porque la vida nos puede cambiar en un segundo, y si no necesitamos perder personas, salud, trabajo para valorarlo, habremos aprobado la prueba antes de darla. Y al final es eso. No importa tanto lo que te toque si no cómo lo vivas. Y eso es lo que tenemos que dejarle a nuestros hijos. Educación por supuesto.  Pero también un escudo. Para protegerse de la maldad. Una espada que les permita avanzar  cuando todo parece venir en contra. Y una luz. Para que nunca pierdan de vista que aun en la oscuridad, pueden encontrarla.
Pamela Porter
periodista

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.