Por qué no quiero mas hijos y me quedaré sólo con uno aunque me digan egoísta

Conozco mis límites. Sé hasta adónde puedo llegar. Soy muy organizada. Soy de las que planifica el almuerzo de los 7 días de la semana y dejo la ropa que me voy a poner lista para el otro día.

Soy mamá de un niño de tres años. No ha sido fácil. La maternidad me pegó duro. Nunca pensé que me iba a costar tanto. Hace tres años que no duermo bien. Estoy cansada. Mi niño es adorable. Jugamos, reímos. Salimos a pasear. Lo pasamos increíble y aún así estoy totalmente segura que no seré mamá otra vez. Simplemente, no me la podría. Soy psicóloga. Tengo una consulta que comparto con dos colegas. Trabajo medio día. Corro a buscar a mi hijo al jardín y pasamos la tarde juntos. Pero no me da. El cuerpo no me da. La energía no me da. Todos me dicen que soy egoísta. Que le dé a mi hijo un hermanito. Alguien para acompañarse. Yo no les hago caso. Ellos no los van a criar. Creo que hay que tener hijos con conciencia y no tener por tener. Porque así lo dicen, porque te lo imponen. Muchas mujeres tienen hijos por presión del círculo que las rodea. Muchas tienen hijos por tener, sin pensarlo. No miden, no saben y no dan a esos niños todo lo que necesitan. Porque no pueden.

Yo aprendí a manejar esa presión continua. Con mi marido ya tomamos la decisión, nos quedaremos sólo con nuestro hijo Martín. Porque no queremos desvelarnos más, porque queremos descansar y estar en óptimas condiciones para criar. Porque sé que no me da el cuero, las energías y las fuerzas para otro embarazo, otro parto y comenzar otra vez. No quiero, no puedo. Me aterra volver. Estamos ahora disfrutando a nuestro hijo. Está interactuando más con nosotros. Hablamos, nos reímos, salimos. La maternidad la estoy comenzando a disfrutar sin estrés. Entonces, ¿para qué volver atrás? Lo pasé mal en el puerperio. Me sentí sola, triste, superada. Tuve depresión post parto y nadie entendía por qué yo estaba deprimida. No quiero arriesgarme a otra depresión. Hoy estoy bien. Estamos bien. Hoy puedo darle lo mejor de mí a mi hijo. No pienso que sea terrible ser hijo único. Tiene primos, va a tener amigos. Hay hermanos que de adultos no se hablan. No se puede dar por sentado que los hermanos se cuidarán y llevarán bien siempre. Decidimos no tener más hijos y creo que es la decisión más madura, sensata y consciente que he tomado en mi vida.

Alejandra S. 31 años

Mamá de Martin

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.