Por qué no podemos dejar una relación que nos hace mal

Es difícil de comprender. Cuando una es la persona que lo ve desde afuera lo ve tan nítido.  Tan claro. Esa persona te hace mal. Esa persona no te quiere. Esa persona no te valora. Pero la mujer o el hombre que está dentro de esa dinámica de tira y afloja, de estoy pero no estoy, no lo ve. O no lo quiere ver.

Es tan tormentosa la situación. Esa persona no tiene las herramientas emocionales para dejar ir y se aferra  lo imposible para que no la dejen. Para soñar que la van a querer de verdad. Entera. No sólo de a pedazos unos días al mes. O cuando se acuerdan que existe.

La situación es muy compleja porque hay una falta de amor propio evidente. Hay una dependencia amorosa que no es sana y que enferma.

Si le mandas un WhatsApp y no te contesta. Entras en una espiral de angustia. Miras tu teléfono cada minuto. Por qué si lo leyó no me responde. Es una tortura interna espantosa.

Debemos investigar la causa. ¿Qué nos pasó? ¿Qué nos faltó? ¿Por qué me quiero tan poco que aguanto esto?

Tal vez tenemos una carencia emocional que arrastramos desde nuestra infancia con nuestros padres y de adultos inconscientemente intentamos suplirla con un tercero. Lo cierto es que si estás en una situación así lo recomendable es ayudarte con una terapia para soltar una relación tóxica que tiene tu autoestima por el suelo. Porque tú te mereces lo mejor. Te mereces un amor bueno, sano. Busca la causa y libérate. Si no lo haces, puedes estar años en lo mismo, perdiendo vida y tiempo en algo que no te hace bien.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.