¿Por qué estamos cansadas las madres de hoy?

Las madres de hoy estamos agotadas. Nuestros roles son múltiples y en todos tenemos que cumplir. Y cumplir bien. No paramos en todo el día. Corremos de la casa al trabajo y del trabajo a la casa para seguir trabajando. No tenemos un minuto de descanso. Llega la noche y caemos rendidas para dormir pocas horas y despertar temprano para seguir nuestra dinámica que no para.

Estsmos agotadas. Nos vemos agotadas y lo decimos. Quisiéramos dormir 8 horas seguidas y más. Ojalá diez y doce si pudiéramos. ¿Por qué las madres de hoy están tan cansadas y las de antes no se cansaban ni se quejaban?

Me ha tocado escuchar frases del corte:

-Antiguamente las mujeres tenían doce hijos y nunca se cansaban ni alegaban.

¿Por qué tú te quejas?

Antiguamente el escenario era distinto. Las mujeres no estaban insertar en el mundo laboral así como lo están ahora. Muchas se quedaban en casa y pocas eran las que salían a trabajar. Existía una red de ayuda amplia y existía la disposición de las abuelas, tías y vecinas para ir a “ayudar” con los críos. La vida era pausada. El tiempo pasaba lento y la gente no vivía con el nivel de estrés y velocidad que vive ahora. Siempre apurados. Siempre angustiados. Corriendo de un lugar a otro y solas. Solas en la crianza, sola en casa. Las distancias se vuelven eternas. Las abuelas hoy trabajan y no se sientan a tener toda la tarde haciendo tribu y cuidando nietos. Las abuelas hoy viajan, se mueven, viven más y hacen su propia vida. Las madres están solas. No tienen contención. No tienen apoyo en sus labores. Por ende, están agotadas. Además de su función laboral tienen que rendir en casa. Con los hijos, con la pareja, con su familia. No hay tregua. No hay descanso. No hay feriados ni fines de semana. El panorama cambió mucho con respecto a las madres de antaño. Esas madres que aunque estuvieran cansadas no podían expresarlo. En casa de mi padre vivía su abuela, sus tías solteras. En casa de mi padre que hoy tiene 83 años, mi abuela tenía una verdadera tribu para criar sus cinco hijos y to entre todas se ayudaban. Hoy eso ya no existe y es por eso que las madres ahora estamos agotadas.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest