Ordeno, desordeno. Limpian, ensucian: un día de madres como cualquier otro

Ordeno. Desordenan. Limpio. Ensucian. Les pongo ropa limpia, se les derrama el jugo. Buscamos más ropa. La cesta de ropa sucia parece una montaña. Crece por segundo. Juegan. Pelean. Juegan. Pelean. Juegan. Corremos a clases de tenis. Me arranco al súper. Regreso a buscarlos. Llegamos a casa. Les hago comida. Hoy hay arroz chaufán. Mi favorito cuando ha sobrado arroz. Nos encanta y me resulta fácil de hacer. Me gusta cocinar. Me relaja.
Llenan la tina. Meten una toalla. Meten juguetes. Simulan un tsunami. Inundan el baño. Me entierro un lego en el pie. Me duele. Me tropiezo con un zapato. Hacemos tareas. Dibujan. Recortan una revista. La recortan entera. Buscamos pegamento. No hay. El mayor llora. El menor le pega. El mayor le pega de vuelta. Les digo que se pongan piyama. Voy a la cocina porque no he comido nada. Regreso. Están en pelotas saltando arriba de la cama. Corren por el pasillo. Les encanta sacarse la ropa y desplazarse en pelotas. Se cae uno. Se cae el otro. Les digo que se laven los dientes. Entran al baño. Hacen pipí. La mitad cae fuera del WC. Busco el cloro. Debería de ser accionista de cloro. El olor a zoológico y jaula de hipopótamos podrido no lo aguanto en mi baño. Se ríen. Me río. Les digo que le achunten. Se lavan los dientes. Nos acostamos los tres. Leemos un cuento. Leo yo. Leen ellos. Leemos todos. Les miento. Les digo que ya son las nueve cuando en realidad son las 20:30. Apagamos la luz. Nos acurrucamos. Son calentitos. Son ricos. Son pegajosos. Les digo que los amo. Les doy un beso a cada uno. Nos abrazamos. Los olfateo como si fuera un perro perdiguero. Se duermen. Salgo en modo Ninja de la pieza. Voy a la cocina. Firmo las agendas del colegio. Hago colaciones. Vuelvo a la pieza. Los tapo. Me meto a la cama. Pongo la alarma a las seis.
¡Mierda! Se me olvidó dejar remojando las legumbres. ¿Quedarán muy duros los porotos si no los dejo remojando una noche?
Constanza Díaz, periodista, escritora, mamá de dos.
El lado B de la maternidad

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest