Odio a mi suegra

Por razones obvias no daré mi nombre porque no quiero más problemas. Yo odio a mi suegra. Ya no sé qué hacer. Estoy a punto de separarme por ella. Tengo un hijo de dos años, para colmo vivo en casa de ella. Mi marido es un hombre bueno, buen papá pero muy mamón. No se atreve a decirle que no a su mamá. No se atreve a llevarle la contra. La señora se mete en la crianza de mi hijo y me desautoriza en todo lo que digo y hago.

Le digo que no le dé galletas y le pasa un paquete entero. Le digo que no come pan y le pasa pan. Y así estamos todos los días. Mi niño ya no me hace caso porque sabe que su abuela lo consciente. Mi marido intenta calmarme, me dice que no haga caso, que me ama. Pero yo no puedo seguir así. Necesito que se ponga de mi lado y le diga a su mamá que no se meta más.

La posibilidad de irnos de está casa esta lejana. No tenemos para cuando. Yo por mi me iría inmediatamente pero no tengo adónde llegar y eso es desolador porque estoy de manos atadas.

Vivo encerrada en la pieza para no verla. Ella me toca la puerta y me da órdenes. Que haga el almuerzo, que ordene el cuarto, que el niño está muy abrigado.

¡No la soporto!

Mi marido es hijo único. Mi suegra es viuda. Se hace la victima, dice que no la queremos. Me pide a mi hijo para dormir con él y para que yo pueda descansar pero yo no quiero. Mi marido me dice que aproveche, que salgamos, que ella lo cuida bien. Pero me da miedo que mi hijo la quiera más a ella.

Realmente no sé qué hacer. No veo salida.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.