“No sabía que estaba embarazada”

En ningún momento se me pasó por la cabeza que podía estar embarazada. Siempre tuve mis periodos normales. Me sentía bien. Nada raro. Me fui de vacaciones a Chiloé en febrero del 2017. Embarazada sin saberlo. Llegué a mi casa en marzo y mi mamá me dijo que “estaba rara”.

¿No estarás embarazada?- me preguntó.

Mi típica respuesta fue: ¡Cómo se te ocurre!

Es que realmente yo pensaba que no existía ninguna posibilidad de estarlo. Le dije que tenía mi regla normal, mes a mes. Que era imposible. Hasta que un día viernes me desperté con un horrible dolor en las costillas. Llegué como pude al hospital. Después de muchas horas de espera y yo sintiéndome morir de mal, me ingresaron. Nadie sabía qué tenía. Hasta que me hicieron una ecografia y dicen:

-¡Tremendo bebé!

Yo negaba y decía no, no, no. Imposible. Tengo mis periodos y uso la inyección anticonceptiva. No podía creerlo. Estaba en shock. Me puse a llorar y seguía diciendo que no era posible. No podía ser. Yo no quería tener hijos. No estaba ni en mis planes más remotos. No era una opción,

No quise ni mirar el ecógrafo. Estaba destrozada.

Llegué a mi casa llorando y le dije a mi mamá que tenía razón. Estuve todo el día llorando. Estaba mal. Muy mal. Me costó asimilarlo. Tuve síntomas de pérdida y tuvieron que internarme.

El papá de mi guagua desapareció cuando le conté. Aperré sola. Tenía siete meses de embarazo y yo no sabía. Tuve un niño que hoy tiene 8 meses. Llegó a este mundo un día 6 de junio para enseñarme lo que es el amor infinito. Hemos salido adelante los dos solos. Somos una pequeña pero gran familia.

Andrea, mamá de Vicente

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.